The Beetle por Lídia Vives

Lídia Vives: el arte de una joven y creativa fotógrafa

Nos da mucho gusto poder platicar en esta ocasión Lídia Vives.

Lídia es una joven fotógrafa, mas bien una artista, que se ha encargado de traer sus sueños a la realidad a través de su fotografía.

Una irreverente realidad y una elegante fantasía adornan cada una de sus obras para crear un estilo muy particular. Pues aquí está la entrevista, que amablemente Lídia aceptó compartir con nosotros, y algunas de sus obras artísticas. ¡Que la disfruten!

dFF: ¿Que fue aquello que te hizo decir: “Va, quiero ser fotógrafa”?

Lídia Vives: Todo empezó cuando fui con el instituto a una exposición de Henri Cartier-Bresson, nos prestaron una Polaroid (una cámara de instantáneas), con tal de hacer la visita más amena. La cogí y empecé a hacer fotos a mis compañeros de clase. Eso y la obra de Bresson fue lo que hizo que sintiera interés por la fotografía.

Twins por Lídia Vives
Años después fui a una exposición de Annie Leibovitz. Me sorprendieron los colores, la composición y esa estética cinematográfica y decidí que quería llegar a ese nivel algún día; pero el que realmente me hizo decidirme fue Guy Bourdin: su fetichismo, sus colores complementarios… allí decidí ser fotógrafa profesional.

dFF: ¿Cómo definirías tu estilo fotográfico?

Lídia Vives: Han definido mi estilo fotográfico como estilo “Fine Art”, qué se yo… no le doy importancia al nombre. Supongo que mis fotos son una especie de corriente del arte conceptual si lo comprendemos en el sentido más estricto de la palabra. Son imágenes que contienen una historia, una idea. Lo más característico quizás en cuanto a la cuestión técnica es que es fácil confundirlas con una pintura, no se trata de un hecho accidental sino totalmente intencionado, pretendo crear cuadros con herramientas poco convencionales.

Checkmate por Lídia Vives

dFF: ¿Cómo pasaste de ser fotógrafa aficionada a ser una profesional?

Lídia Vives: No hay un momento específico, quizás aun esté en ese momento de convertirme en profesional… simplemente influyó el saber más, ser mejor, exponer en un sitio importante y empezar a tener beneficios económicos. Imagino que eso es lo que me hace ser profesional, dedicarme a ello… pero quiero distinguir profesional de experta, yo considero que aún estoy aprendiendo.

dFF: ¿Cuál ha sido tu experiencia más difícil como fotógrafa?

Lídia Vives: Es difícil día a día. Hay mucha competencia y gente dispuesta a todo. Todos luchan por un mismo sueño, un mismo objetivo. Se trata de encontrar algo que te haga especial y puedas destacar entre los demás artistas. Lo difícil quizás es eso, ser reconocido y valorado.

Kaleidoscopic mind por Lídia Vives

dFF: ¿Cuál ha sido tu experiencia favorita como fotógrafa?

Lídia Vives: Sin duda alguna el apoyo de la gente. Recibir correos del público valorando tu esfuerzo, reconociendo tu trabajo, haciéndote una crítica personal… Ya lo dijo Duchamp, las obras las hace el público (“Contra toda opinión, no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros”), sin ellos lo tendríamos difícil. Mi experiencia favorita fue cuando poco antes de abrir mi última exposición “Wonderland” en Lleida, se me acercó una mujer preguntándome si yo era la artista y felicitándome por el trabajo. Consiguió sonrojarme!

dFF: ¿Cuál fue tu primera exposición y cómo llegó?

Lídia Vives: Mi primera exposición fue en Junio de 2012. No se trataba de una exposición profesional, era más bien una presentación, “Hola, soy Lídia Vives y estoy haciendo esto”. Con un estilo aun indefinido, todo estaba empezando.
Me puse en contacto con los cines Funatic de mi ciudad y les pregunté si hacían exposiciones. Nunca habían hecho ninguna pero el proyecto les pareció interesante y lo llevamos a cabo.

Honey lips por Lídia Vives

dFF: ¿Cuál es tu fotografía favorita de entre todas las que has realizado?

Lídia Vives: ¡Favorita! Difícil… cada una me gusta por una cosa concreta… Favorita en cuanto al concepto quizás “The murder”, en cuanto a impacto y técnica “Honey lips” y “The beetle”.

Beetle por Lídia Vives

dFF: Todas tus fotos tienen un retoque fotográfico muy interesante, ¿cómo lo desarrollaste?

Lídia Vives: Antes de ser fotógrafa pretendía dedicarme a la pintura, estaba encaminando mi vida hacia ello ya desde bien pequeña. Al empezar con la fotografía mi primera intención era tratar fotografía de tipo “fashion” o de publicidad. Después vi que no podía evitar pintar las imágenes con Photoshop y poco a poco terminaban convirtiéndose en cuadros, casi óleos, que nada tenían que ver con la imagen base. Así fue como nació el estilo, queriendo juntar mis dos disciplinas artísticas favoritas.

The wheat queen por Lídia Vives
if you like my work you can follow me on facebook: http://www.facebook.com/lidiavivesphotography por Lídia Vives

dFF: ¿Cómo visualizas el resultado del post-procesamiento antes de comenzarlo? Tienes una imagen en la mente, trabajas y sobre la marcha haces ajustes…

Lídia Vives: Todo empieza con un esquema mental. A no ser que se trate de un proyecto que me vaya a costar tiempo realizar por lo general no apunto nunca mis ideas, considero que si se me olvida entonces no eran tan buenas. Visualizo la imagen en mi cabeza y pienso en formas de desarrollarla. Una vez estoy haciendo la foto hago algunos ajustes, siempre hay un punto importante de improvisación en ese momento. Después durante el post-procesado termino de pulir aquello que no me convence, mejoro la composición recortando la imagen (no soy partidaria de dejar las fotos con su formato original, me resulta demasiado convencional y creo que se pierde la esencia de crear algo que de por si resulta “anticonvencional”), altero los colores. Si lo creo necesario incluyo texturas… en realidad el resultado final suele alejarse de lo que en un inicio tenía pensado, el concepto sigue allí pero el resultado estético no tiene nada que ver, suele ser mejor la imagen final. Incluso tengo algunas imágenes de stock realizadas por mi misma para improvisar de vez en cuando; encuentro la improvisación artística un ejercicio muy interesante.

dFF: ¿De dónde obtienes tu inspiración para realizar esas composiciones como salidas de un sueño?

Lídia Vives: ¡Los sueños mismo son una enorme inspiración! Cuando digo que fotografío mis sueños la gente no suele entenderme… Verás, yo puedo soñar que me persiguen y sacar de algo tan sencillo toda una historia con un siempre importante factor estético.
Además de los sueños el momento antes de irme a dormir, mis largas duchas, mientras paseo… son momentos de relax que me ayudan a concentrarme y hacer volar la imaginación. Si me siento bloqueada, esos momentos son mi mejor solución.
La música también es de gran ayuda, oír una canción e imaginar tu propio videoclip… y mucho mejor si no entiendes la letra. Ver películas, leer, los objetos, los temores, las obsesiones… ¡cualquier cosa me vale!

dFF: Blanco y negro o color ¿cuál de los dos consideras que representa un desafío mayor para ti?

Lídia Vives: Ambos tienen sus complicaciones. Muchos creen que el blanco y negro es sencillo, que simplemente es quitarle la saturacion con Photoshop. Nada que ver, el ByN requiere muchos cuidados, controlar que las zonas no estén quemadas, que con el negro no se pierda información y la imagen se “empaste”… todas las tonalidades de gris deben tener una cierta armonía.
En cuanto al color pasa lo mismo, la armonía es igual de importante. Según lo que quieres expresar te interesan unas tonalidades u otras. Lo que pasa con el color es que se puede jugar mucho más ya que contamos con la simbología, los complementarios, la calidez…
Tanto en blanco y negro como en color hay que controlar un tema importante que es el centro de atención. Es recomendable que en toda imagen de blanco y negro haya un punto absolutamente blanco y otro absolutamente negro. La gradación extensa le da profundidad y volumen a la imagen. Y en color, un centro de atención de un color más estridente que los demás o el complementario del color dominante, harán que la imagen respire, que el espectador consiga separar objetos y pueda leer mejor la fotografía.

pocitofinalfinalfirma por Lídia Vives

dFF: ¿Quienes son tus fotógrafos favoritos y qué es lo que te inspiran?

Lídia Vives: Henri Cartier-Bresson por esa habilidad de capturar el momento preciso. Es el mejor ejemplo de que el fotógrafo no es aquel que ve, sino aquel que mira.
Annie Leibovitz sobretodo por sus maravillosas composiciones. Por la pureza, por los colores, la atmósfera…
Guy Bourdin por el gran uso de los complementarios.
Brooke Shaden por demostrar que la imaginación no tiene límites, por contar historias y añadir misterio a cada una de sus imágenes.

MAlice II por Lídia Vives

dFF: ¿Canon, Nikon o ninguna de las dos?

Lídia Vives: Jajajajaja la eterna pelea… en mi caso, Nikon.

dFF: ¿Te expresas como artista a través de algo más?

Lídia Vives: La pintura y el dibujo. Toco un poco de escultura y me gusta escribir pero quizás esas sean mis segundas disciplinas favoritas.

dFF: ¿Qué escuchas mientras trabajas en tu procesamiento?

Lídia Vives: Como inspiración escucho Rock, aunque soy de gustos eclécticos y quizás los que más me ayudan son Muse, Florence and the Machine y sobretodo Moby. Mientras hago la foto no suelo poner música y durante el post-procesado me pongo una serie e incluso la voy siguiendo.

dFF: ¿Qué planes tienes en el futuro cercano?

Lídia Vives: Ahora mismo a raíz de mi reciente exposición he encontrado muchos sitios donde podría exponer. De momento ya tengo una segura en Aragón y estoy empezando a planear otras en distintos sitios de España.

Esta fue la entrevista. Aquí puedes mirar el trabajo completo de Lídia: Facebook, Flickr, 500px y Deviant Art.

¿Ya habías escuchado de Lídia? ¿Cuál de sus fotografías te ha agradado más? ¡No olvides visitar sus sitios!

Y aquí puedes leer otras visitas que hemos publicado.

¡Comparte!

de Fotógrafos y Fotos

El lugar para aprender y leer... de Fotógrafos y Fotos en español.

Participa en la charla... ¡no olvides dejar un comentario!