Lo más leído de 2014

Y el 2014 se fue, un año más ha acabado. Ahora hay que prepararse para comenzar este 2015 con energía y ánimo para que este año sea mejor que el que acaba de terminar.

Y para comenzar tu año fotográfico aquí te mostramos la recopilación de las entradas más populares y más leídas de este 2014. La mayoría de las publicaciones en los primeros puestos son tips y tutoriales, aunque también se coló una popular publicación muy inspiradora sobre una isla perdida en Grecia.

Así que estas son las publicaciones más populares de 2014 en de Fotógrafos y Fotos.

¿Cuál ha sido tu favorita?

  • 10

    4 fotos que van bien con una profundidad de campo reducida

    Una profundidad de campo reducida puede ser una limitante en algunas situaciones, pero definitivamente es una gran ventaja si la usas en estas 4 situaciones.

  • 9

    RAW o JPEG ¿cuál uso?

    La mayoría de las cámaras de formato mediano pueden guardar tus fotografías en formato RAW o JPG, y la pregunta de la mayoría de los nuevos fotógrafos es ¿cuál uso? Dale una leída a esta publicación para conocer algunos tips.

  • 8

    5 importantes elementos para mejores fotos – Parte 1

    Y esta publicación sigue siendo popular ¿Quién no quiere sacar mejores fotos? El talento y la creatividad son importantes, pero si le das una leída a esta publicación podrás tener en mente detalles importantes que sin duda mejorarán tus resultados.

  • 7

    3 lentes fotográficos que debes tener

    Hay una gran variedad de lentes disponibles en el mercado, pero si debes comprar tres lentes entonces que sean estos. Tanto si vas a fotografiar retratos o paisajes, definitivamente uno de estos te va a resultar útil.

  • 6

    20 términos de fotografía que todo fotógrafo debe saber – Parte 1

    Si estás en esto de la fotografía de seguro te vas a topar con algunos términos que pudieran parecer complicados, pero si le das una leída a esta popular e interesante publicación de seguro los vas a comprender rápido.

  • 5

    Como balancear el ISO y la Abertura

    El ISO y la abertura son dos de los 3 pilares de la exposición (el otro es el tiempo de obturación por si tenías duda), por lo que aprender a usarlos bien te garantizará fotos correctamente iluminadas.

  • 4

    5 tips para sacar fotos con poca luz

    Interiores, cumpleaños, arquitectura o retratos a la luz de una vela, siempre te vas a topar con situaciones donde la iluminación no está de tu parte. Así que dale una leída a esta publicación para aprender como mejorar tus fotografías en condiciones de poca luz.

  • 3

    Como lograr un Bokeh asombroso

    Y esta publicación sigue siendo de las más populares y con justa razón. ¿A quién no le agradan esas luces desenfocadas que le agregan un efecto mágico a cualquier fotografía? Pues esas luces se llaman bokeh y estos tips te ayudarán a capturarlo para agregarle un toque de luz a tus retratos.
  • 2

    ¿Cómo realizar una crí­tica fotográfica en 5 pasos?

    La crí­tica fotográfica es una muy útil herramienta para aprender, tanto si la haces como si la recibes, y en esta publicación te damos algunos tips para poder analizar una fotografía y realizar una buena crítica constructiva.
  • 1

    Mamma Mia! Skopelos, un recorrido fotográfico

    Y este sigue siendo muy popular, y con justa razón. ¿A quién no le gustaría pasar un verano en esta famosa isla? Pues con esta publicación podrás recorrerla fotográficamente para saber qué visitar cuando estés por allá.

5 tips para sacar fotos con poca luz

Todos en algún momento como fotógrafos nos hemos topado con una situación fotográfica irresistible donde la luz no es suficiente ni la más adecuada. Así que para que estés preparado para la siguiente ocasión en que esto suceda, aquí te presento 5 tips para sacar fotos con poca luz que seguramente te resultarán muy útiles. Y estos son.

Selecciona una velocidad de obturación baja

Si a una foto le falta luz, aumenta el tiempo de exposición; seguramente esto lo aprendiste el primer día que tuviste una cámara manual en tus manos. Ahora, aumentar el tiempo de exposición en un día soleado de 1/250 a 1/125 con un lente de 55 mm seguramente no representará ningún problema a la hora de sostener la cámara con tu mano; sin embargo la cosa cambia en situaciones donde hay poca luz, pues vas a tener que usar velocidades de 5 segundos o más. Esto muy seguramente te traerá problemas de falta de nitidez, sobre todo si tienes fondos con luces brillantes puntuales. Sin embargo, para que el sensor de la cámara pueda captar suficiente información para sacar una buena fotografía, deberás extender el tiempo de exposición e ingeniártelas para lidiar con el movimiento.

Selecciona un número f pequeño

Un número f pequeño es el compañero perfecto de un tiempo de exposición largo en situaciones de poca luz. Mayor tiempo de exposición y un área mayor que permita el paso de luz hacia el sensor, van a contribuir a aumentar la exposición de la fotografía. Si tienes un zoom, generalmente la mayor abertura la vas a lograr con la longitud focal más corta. Sin embargo, si tienes billetes y quieres irte al extremo de los números f pequeños, puedes adquirir un objetivo primario con f/1.4… ¿Esto suena bien verdad? Y con razón, pues uno de estos lentes ya son palabras mayores en el mundo de la fotografía, y muy seguramente te resultará útil en fotografías con poca luz.

Utiliza un tripie

Tu mejor aliado para sacar fotos con poca luz es un tripie, pues te ayudará a evitar cualquier problema de nitidez al mantener tu cámara estática. Si usas un tripie no tendrás que confiar en tu pulso ni en tu habilidad para contener la respiración mientras presionas el obturador; así podrás usar exposiciones de 2, 10 o más segundos sin problema alguno. Si no tienes un tripie puedes usar una silla, una mesa o cualquier objeto que te permita mantener fija tu cámara durante el proceso de exposición. Si no usas un tripie asegúrate de que la superficie sea lo suficientemente robusta para sostener el peso de tu cámara, muy seguramente no quieres verla, u oírla caer, estando tu lejos sin poder hacer nada.

Utiliza un ISO alto

Bueno, este tal vez sea el último recurso a no ser que lo hagas con conocimiento de causa. Si ya ajustaste un tiempo de exposición tan largo como la situación lo permita y el número f más chico que tu objetivo es capaz de darte, y aún así tu exposímetro no está contento, entonces debes aumentar el ISO. Como sabes el principal problema al aumentar el ISO es que también permites la aparición de ruido electrónico. Aunque las cámaras modernas pueden lidiar bastante bien con esta situación, aún con un ISO mayor a 4000, la mejor idea es no exagerar, pues tal vez una foto ligeramente subexpuesta sea mejor que una foto con demasiado ruido electrónico.

Sony A7s High ISO 6400 Test
Esta foto fue tomada con un ISO de 6400 y no se ve nada mal. Foto por Pasu Au Yeung.

Juega con el desenfoque

Enfocar algo cuando en el ambiente hay poca luz puede ser difícil, pero un desenfoque en el lugar preciso -aunque no haya sido intencional- puede darle un toque muy interesante a cualquier fotografía. Así que puedes experimentar con el desenfoque haciendo dos disparos, uno ajustando la perilla de enfoque más allá de su punto medio pero antes del infinito, y otro cerca del primer plano. Si tienes luces brillantes en el fondo seguramente enfocar cerca del primer plano va a crear un efecto bokeh muy agradable visualmente.

Ahora que si lo tuyo es el control, puedes usar un tripie y ajustar el enfoque iluminando artificialmente el elemento de tu foto que quieres enfocar. Si estás en exteriores podrías usar las luces frontales de tu coche para ajustar el enfoque. Si estás en interiores tal vez una lámpara de mano pueda hacer el mismo trabajo. En cualquier caso podrás apagar la fuente artificial de luz después de lograr el enfoque deseado.

Dinner before christmas eve.
Esta foto fue tomada enfocando el primer plano. ¿Ves el bokeh al fondo? Foto por: Beat Eisele.

Espero que te resulten útiles estos tips. ¿Hay alguna técnica que utilices cuando la luz no sea suficiente?

20 términos de fotografía que todo fotógrafo debe saber – Parte 2

Pues esta es la segunda parte de este breve diccionario fotográfico de 20 términos que todo fotógrafo debe saber. Aquí puedes encontrar la primera parte y a continuación los siguientes 10 términos.

Sé que van a faltar muchos otros pero considero que estos son las más “Googleados”, así que aquí vamos.

***

ISO

El ISO, o sensibilidad ISO, es un concepto que proviene de la fotografía convencional con película y se refiere a la facilidad que tiene un sensor fotográfico para captar la luz. Este parámetro se puede ajustar en cualquier DSLR, y mientras mayor sea este más sensible será la el sensor a la luz, pero también al ruido. Para aumentar la exposición de una fotografía podemos aumentar la abertura, aumentar el tiempo de exposición o aumentar el ISO. El precio que hay que pagar por tener una mayor sensibilidad a la luz es la presencia de ruido en la fotografía.

Longitud Focal

La distancia focal de una lente es la distancia entre el centro óptico de la lente y el punto focal, que es donde se concentran los rayos de luz. En un objetivo fotográfico la distancia focal es la distancia entre el diafragma de este y el sensor de la cámara. Una longitud focal larga tiene mayor poder de acercamiento y una campo de visión reducido, mientras que una longitud focal corta tiene poco poder de acercamiento pero un amplio campo de visión. En las fotos de abajo se utilizaron diferentes distancias focales, y para mantener la misma perspectiva de la flor el fotógrafo se alejó de ella, comenzando a unos cuantos centímetros y terminando a varios metros de distancia. El poder de acercamiento de los objetivos se puede notar al observar el fondo.

La longitud focal y su efecto

Luz

En realidad la luz es una radiación electromagnética, solo una parte del amplio espectro que va desde las ondas de radio hasta los rayos X. La longitud de onda de la luz va de los 400-700 nanómetros, abarcando desde los colores rojos hasta el violeta. Otro término asociado a la fotografía y a la luz es la temperatura del color, que asocia una temperatura (medida en grados Kelvin o K) a ciertas tonalidades de la luz. Una temperatura de color baja está asociada a los colores rojos, mientras que temperaturas altas están asociadas a la luz blanca o azul. La luz de una vela tiene una temperatura de 1750 K, la luz de día tiene una temperatura de 5,500K y la luz de un relámpago corresponde a 30,000K.

Temperatura del color: desde el rojo hasta el azul

Objetivo

También conocido como lente fotográfico. Son estructuras hechas de plástico o metal y vidrio, que realizan el trabajo de captar los rayos de luz y concentrarlos en el sensor de una cámara fotográfica. Los objetivos pueden ser primarios o variables. Los objetivos primarios tienen una longitud focal fija. Si la longitud focal es corta (menor a 28mm) se conocen como gran angular, si la longitud focal es larga (mayor a 70mm) se conocen como telefotos.

PPP

PPP es la abreviatura de Puntos Por Pulgada. También se conoce por sus siglas en inglés, PPI (Pixels per Inch) o DPI (Dots per Inch), y es una unidad de medida de resolución de fotos o dispositivos digitales como, por ejemplo, impresoras y cámaras digitales. Cuanto más elevado sea este número, mayor será la resolución. Por ejemplo, las impresoras láser suelen tener una resolución de un mínimo de 300 puntos por pulgada.

Profundidad de bit

También conocido como Bit Depth. Este término se refiere a la cantidad de bits disponibles para guardar la información percibida por cada píxel del sensor. Una cámara con una profundidad de bit de 16 bits podrá captar cambios más finos en la luz que una cámara con 10 bits. Puedes pensar en la analogía de intentar medir con una regla graduada únicamente en milímetros y otra graduada en centímetros. Si mides con la primera el grosor de un libro podrías determinar que mide 24mm, pero si lo mides con la segunda va a medir o 2cm o 3cm. Si volvemos a la fotografía, un sensor con un bit depth de 1 bit únicamente podrá decir que algo es blanco o negro, sin tonos grises intermedios; por lo que podrías deducir que a mayor bit depth más finos son los tonos grises intermedios.

Esta foto tiene una profundidad de bit de 4 bits, por lo que la calidad es mala y los cambios en los colores son abruptos.

Profundidad de campo

Este término puede resultar algo confuso, pero aquí está bien explicado. La profundidad de campo se refiere a la sección de la fotografía localizada entre el primer plano y el fondo que se encuentra bien enfocada. Una profundidad de campo reducida se puede lograr con una abertura grande, mientras que una profundidad de campo amplia se logra usando aberturas pequeñas. Por este motivo es recomendable usar esta última configuración al fotografiar paisajes, pues queremos que todo, desde el primer plano hasta el fondo aparezca enfocado. Si quieres usar profundidades de campo reducidas aquí hay algunas ideas.

Rapidez

Este término está asociado a la sensibilidad y a la abertura máxima de un lente. Un ISO de 1600 puede considerarse rápido, mientras que un lente con una abertura máxima de f/1.4 por ejemplo puede considerarse como un lente rápido.

Teleobjetivo o Telefoto

Es un objetivo de focal larga construído de forma que su longitud física sea inferior a su longitud focal.

 Zoom

Es un objetivo con longitud focal variable.

***

Y con la z terminamos la segunda parte de este diccionario fotográfico. Si crees que faltó un término que definitivamente debería estar aquí solo deja un comentario y lo agregamos… ¡aunque ya no sean 20 nada más!

Recordando el Fallo de Reciprocidad

Pues este será el primero de una serie de publicaciones recordando algunas de las curiosidades de la fotografía que por algún motivo, principalmente el imparable avance de la tecnología, ya no son recordadas y mucho menos importantes. Y la primera de estas curiosidades es… el fallo de reciprocidad. Primero qué nada vamos con la reciprocidad. Para los que les gustan las cosas complicadas (o formales) la Ley de Reciprocidad o Ley de Bunsen-Roscoe indica que la exposición de una película es proporcional a la cantidad de luz incidente, y la luz incidente es el producto de la intensidad de la luz multiplicada por el tiempo. ¿Y en términos fotográficos? Muy sencillo: la intensidad está relacionada con la abertura y el tiempo con el obturador. Así que pongámoslo con un ejemplo.

Supongamos que la cámara te da una exposición de 1/125 por segundo con una apertura de f8, dicho de forma corta “1/125 a f8”, pero como se trata de un evento deportivo requieres de una velocidad mayor para congelar la imagen, así que decides usar 1/250, lo que implica que tienes que ajustar el diafragma a f5.6. Si decidieras disparar a 1/500 la reciprocidad te indica que tu diafragma debe ser f4. Recuerda que para compensar la exposición si reduces el tiempo de exposición debes aumentar el tamaño del diafragma. Entonces:

  1/125 a f8 = 1/250 a f5.6 = 1/500 a f4

Lo que quiere decir que estas configuraciones son recíprocas, y que te proporcionan la misma exposición. Si duplicas la velocidad del obturador debes duplicar también la intensidad de la luz abriendo el diafragma. ¿Fácil no? Pero ahora viene el problema, bueno, al menos lo era cuando las cámaras utilizaban películas y no sensores, y el problema se llamaba fallo de reciprocidad.

Las películas y el fallo de reciprocidad

Hace algunos años las cámaras usaban películas que reaccionaban químicamente al ser expuestas a la luz para capturar una imagen. El cambio químico era mas grande conforme aumentaba la cantidad de luz a la que era expuesta. Así una foto podía pasar de estar completamente oscura, o subexpuesta, a estar completamente iluminada, o sobreexpuesta; en función del tiempo de exposición… hasta cierto punto, debido al fallo de reciprocidad. El fallo de reciprocidad no era evidente al usar tiempos de exposición cortos, si el tiempo de obturación era de 2 o 5 segundos el problema era imperceptible; sin embargo si los tiempos de exposición eran del orden de minutos, el fotógrafo debía considerar el efecto del fallo de reciprocidad. Tal vez te preguntes porqué diablos ibas a usar una fotografía de 5 minutos de duración. Bueno… tal vez estés usando un filtro de densidad neutra para lograr ese efecto de seda en un río, o tal vez quieras capturar el cielo nocturno o algunos trazos de estrellas. En estas dos últimas situaciones el usar tiempos de obturación de 5 minutos, y hasta de 30 minutos, es algo común; y el fallo de reciprocidad no dejará de hacer de las suyas en esta situaciones. Para comprender su efecto imagina que tienes las siguientes exposiciones:

1 min a f4, 2 min a f4 y 4 min a f4

La abertura se mantuvo constante pero duplicamos el tiempo de obturación cada vez, por lo que esperaríamos que la exposición se duplicara también… lo cual no sucedía si usabas una película; debido a que la sensibilidad de la película, o su habilidad para captar la luz, disminuía conforme aumentaba el tiempo que estaba expuesta. Por este motivo, pasar de 2 minutos a 4 minutos no duplicaba la exposición. Si querías verdaderamente duplicar el tiempo de exposición debías compensar el fallo de reciprocidad con la ayuda de tablas como esta, que en una columna te proporcionaban el tiempo de obturación medido y en la otra el tiempo de obturación compensado. Mira el siguiente ejemplo.

Sin fallo de reciprocidad: 1 min a f4, 2 min a f4 y 4 min a f4

Con fallo de reciprocidad compensado: 3 min a f4, 7 min a f4 y 16 min a f4

¿Lo ves? Al utilizar 1 min a f4 con una cámara sin fallo de reciprocidad obtendríamos la misma exposición que con 3 min a f4 con una cámara con fallo de reciprocidad compensado. ¡Son dos minutos de diferencia!

El fallo de reciprocidad gráficamente

La gráfica anterior ilustra el fallo de reciprocidad. Parece complicada, pero lo importante es la sección recta que aparece a la mitad. Es a lo largo de esta línea recta que no es requerido hacer ajuste alguno para compensar el fallo de reciprocidad, a partir de donde la línea deja de ser recta, la compensación se vuelve indispensable. Si quieres mirar los detalles y la explicación puedes leer esto.

Buenas y malas noticias

Afortunadamente ahora contamos con cámaras con sensores electrónicos y podemos estar seguros de que si duplicamos el tiempo de obturación y mantenemos constante la abertura, vamos a duplicar efectivamente la exposición de nuestra foto, sin importar si es una foto de segundos o minutos, y ésta es la buena noticia.

La mala noticia es que los sensores digitales introducen otro problema llamado ruido electrónico, que aumenta con el tiempo de obturación, sobre todo al usar valores ISO altos. Sin embargo, otra buena noticia es que los sensores más modernos son muy buenos para reducir el ruido electrónico en la mayoría de las situaciones, y si esto no fuera suficiente, existen técnicas de procesamiento digital para eliminarlo casi completamente.

Es bueno ser fotógrafo en estos días, ¿no crees? ¿Alguna vez tuviste que compensar el fallo de reciprocidad?

Foto de Portada: “Mono Lake Star Trails” por Photofanman

3 lentes fotográficos que debes tener

Supongo que ya lo sabes. De entre todo lo que podías hacer en tu tiempo libre optaste sacar fotos, por ser fotógrafo. Pudiste coleccionar estampillas, ir al cine o tomar clases de baile pero no, ¡decidiste sacar fotos! Algo que requiere adquirir equipo nada barato que requiere de mucho cuidado y que, como todo lo que es electrónico, nunca puedes mantener al día. Además, no hay una única cámara que puedas escoger, y cuando has escogido una, hay decenas de configuraciones que puedes usar que incluyen una gran cantidad de lentes: macro, telefoto, zoom, gran angular, zoom-macro, primarios. Y, como si no fuera suficiente, hay toda una gama de longitudes focales para cada lente fotográfico. Si has empezado a leer esto intentando hacer cuentas de lo que costaría hacerte de un equipo “decente” mejor deja de hacerlo, a no ser que tengas un pequeño tesoro guardado en algún lado. Mejor intenta pensar en adquirir uno o dos lentes fotográficos, y para ayudarte, aquí enumero no dos, sino 3 opciones que vendrán bien a cualquier fotógrafo.

Lentes fotográficos por Kent Yu

Lente fotográfico primario de 50 a 55mm

La primera opción y la más obvia. Muchas cámaras nuevas incluyen lentes fotográficos estándar  con una longitud focal fija de entre 50 y 55mm que puedes considerar como un “todoterreno”. Es apto para la mayoría de las situaciones fotográficas, es fácil de usar y lo mejor de todo, generalmente son mas baratos que los zoom (el que está aquí a la derecha cuesta alrededor de 150 dólares). Un objetivo de 55mm es lo suficientemente corto como para capturar paisajes y tiene la suficiente abertura para fotografiar retratos, con fondos perfectamente difuminados, o para capturar ese curioso y llamativo efecto llamado bokeh. Aquí puedes leer más sobre la relación entre el diafragma y la profundidad de campo.

Ventajas: estos lentes fotográficos son ligeros y portables, ofrecen un aspecto natural similar al de la visión humana, son económicos, son versátiles y ofrecen aberturas tan grandes como f/1.8.

Desventajas: tienen longitud focal fija.

Los lentes primarios de 55mm son perfectos para retratos con fondos suaves. Foto: Angela por Tiago Ribeiro

Zoom

¿Cual es la diferencia entre un zoom y un telefoto? La respuesta es muy sencilla, el zoom tiene una longitud variable, mientras que el telefoto tiene una longitud focal grande, y fija. Si vas a comprar tu primera cámara tal vez sea una buena idea que ti primer lente fotográfico sea un zoom. En algunas tiendas puedes cambiar el lente que viene con la cámara por otro, o adquirir el lente a un precio preferencial al comprar el cuerpo. En cualquier caso sería buena idea escoger un zoom. Estos lentes fotográficos son muy versátiles, pues tanto si quieres fotografiar arquitectura, retratos o paisajes, puedes ajustar la longitud focal para capturar justo lo que te interesa. En contraste, un primario no te permite hacer lo anterior, si deseas modificar el encuadre de la fotografía no tienes otra opción que alejarte o acercarte de tu elemento principal.

Un zoom 18-105mm te permitirá visitar el mundo de la fotografía de paisajes y acercarte los detalles arquitectónicos de un edificio, pasando en el camino por unos retratos muy interesantes. Si tu presupuesto te lo permite, no dejes pasar la oportunidad de adquirir un 18-200mm (o un 55-300mm si verdaderamente te sobra algo del dinero de la herencia de la tía).

Estos lentes fotográficos son muy versátiles pero, a cambio, debes sacrificar la abertura máxima del diafragma.

Ventajas: los zoom son lentes fotográficos que ofrecen la opción inmejorable de poder componer una fotografía incluyendo en el encuadre solo lo que te interesa.

Desventajas: son grandes, generalmente no ofrecen aberturas grandes a la máxima longitud focal y son caros.

Telefoto

Si ya experimentaste un tiempo con un zoom tal vez te interese ahora experimentar con un telefoto. Los telefotos son lentes fotográficos que sacrifican versatilidad por eficiencia. Con uno de estos podrás alcanzar cualquier detalle arquitectónico, o capturar la vida salvaje sin acercarte a ella, e incluso realizar una interesante sesión de retrato. Con un telefoto ya no podrás modificar la longitud focal, pero a cambio, tendrás una abertura bastante mayor, comparada con la de un zoom a la misma distancia focal. Esto se debe a la sencilla razón de que tienen sistemas ópticos más sencillos que no obstaculizan demasiado el paso de la luz.

Los telefotos son caros, pero definitivamente valen lo que cuestan si has decidido tomar a la fotografía más en serio.

Ventajas: proporcionan números f mas pequeños (aberturas grandes) en comparación con lentes zoom a distancias focales similares.

Desventajas: estos lentes fotográficos son grandes y pueden llegar a ser bastante caros.

Hace falta un telefoto para fotografiar algo así. Foto: Rock Fort Moonrise por Michael Menefee

Pues estos son 3 lentes fotográficos básicos para cualquiera que decida invertir tiempo en la fotografía. ¿Cual es tu favorito?