5 consejos para fotografiar monumentos famosos

Para muchas personas, el período comprendido entre Mayo y Septiembre representa la llegada de una agitada temporada de vacaciones. Este periodo es, además, un momento ideal para aprovechar el buen clima que reina en muchos rincones del planeta y sacar el trípode, los lentes, objetivos y la cámara de fotos para deslumbrar a tus amigos y familiares con las mejores imágenes de tus vacaciones.
Muchas personas aprovechan esta temporada para visitar lugares con algunos de los monumentos más famosos del mundo. Si este es tu caso, he aquí una serie de tips de fotografía para que captures las mejores imágenes de monumentos como la Torre de Pisa, el Coliseo, Cristo Redentor, La Gran Muralla China o la Casa Batló de Gaudí.

Usa diferentes longitudes focales

El hecho de disparar al menos con dos lentes con diferentes longitudes focales te proporciona diversas perspectivas sobre el monumento que estas fotografiando. Si la idea suena desproporcionada para tu presupuesto, puedes encontrar buenas alternativas en mercados de segunda mano y sitios de anuncios a precios razonables. Puedes usar un lente con una lingitud focal corta, digamos menos a 28mm,  para captar el monumento en su contexto, incluyendo a la gente o a los edificios cercanos; después prueba una longitud mayor a 135mm para capturar los detalles. Si pones atención encontrarás zonas de contraste de color o textura.

Conoce el monumento

Antes de tomar tus fotos de monumentos famosos investiga los diferentes puntos de vista, la forma en la que la luz incide sobre el edificio o estatua y, sobre todo, busca todos los detalles posibles con la ayuda del zoom. En pocas palabras, trata de descubrir el monumento y tómate tu tiempo cuando estés de frente a este.

Posición y perspectiva

Uno de los errores más comunes que se realizan cuando se toman fotos de monumentos famosos consiste en ‘replicar’ la imagen que generalmente ofrecen las postales y fotos turísticas. Es decir, no somos originales al tomar la foto. Por esta razón, si de verdad queremos obtener fotos interesantes debemos tratar de cambiar la perspectiva y la posición con respecto al objeto.

Una perspectiva poco convencional y una composición original logran resultados muy llamativos al fotografiar monumentos. Foto: Cristo Redentor por David Bank.

Ten presente la composición

Si vas a incluir a una persona en la foto intenta no ‘cortar’ los brazos o las piernas y, sobre todo, que esté a un lado de la foto, nunca en el centro. Debes tratar de crear armonía entre todos los elementos que van a estar dentro de la imagen. Una sugerencia adicional a este respecto consiste en poner el monumento en el fondo de la imagen dejando que por delante se crucen objetos de la vida cotidiana del lugar con el fin de reforzar la originalidad de la foto.

Prueba sacando fotos a diferentes horas

La luz que incide sobre un monumento cambia drásticamente y puede darte fotos verdaderamente espectaculares si tienes paciencia y observas los cambios.

Dos momentos muy buenos que definitivamente debes considerar son el amanecer y aquel momento del día cuando aún queda algo de luz pero la iluminación artificial que rodea al monumento es distinguible. El clima también puede ayudarte; un rayo de luz escapándose de entre las nubes, o la iluminación poco saturada y uniforme de un día nublado podrían darte resultados interesantes también.

¿Cuál fue el último monumento al que le sacaste fotos?

¡Compártela abajo!

Foto de Portada: Casa Batlò, Barcellona por Dario li Gioi, en Flickr.

Como lo Hice: la Última Sirena

Bueno antes de nada quería agradecer la oportunidad de publicar este “Como lo Hice”, ¡estoy muy contenta con la idea!, espero que vosotros también lo disfrutéis .

Para realizar esta fotografia conté con la ayuda de la modelo Cristina Cano Ramos (os dejo su página de Facebook por si os interesa). Hay que destacar que la pobre se portó como una autentica espartana.

Ademas tuve como ayudante a Sara Castro, otra gran persona y trabajadora.

Lo que pretendo expresar con esta fotografía es esa sensación de que todo lo bonito y lo mágico va muriendo lentamente según vas creciendo y te haces consciente de la realidad en la que vives. Por eso escogí a una sirena, es un ser mágico, hermoso, con un matiz delicado. Es la ultima de su especie, situada en mitad de la tierra, fuera de su elemento, en un entorno seco y hostil. Ella representa esa ultima esperanza por preservar la creencia de un mundo bonito.

Para poder llevarla acabo nos fuimos a un descampado a ultima hora de la tarde que es cuando a mi parecer la luz natural en mas bonita. Lo único que usamos fue un reflector dorado para reflejar la luz. La fotografía original es esta:

Imagen Original

En la zona del pecho llevaba un sujetador color carne y sin tirantes. Lo primero que hice en la edición fue cubrir esa zona con selecciones de su propio pelo,esto fue lo que mas tiempo me llevó ya que tuve que corregir algunas luces, pero el resultado no quedo mal. Después retoqué la piel e intensifiqué algunas luces y sombras,ademas de destacar el azul de sus ojos. De forma que la imagen quedó de la siguiente manera:

s en el pelo de la modelo.

El siguiente paso era colocar la cola de la sirena. Para ello fui otro día al mismo punto del descampado a la misma hora con un bonita trucha recién comprada. En este punto tengo que agradecer a mi chico, Roberto del Amo, que me ayudara por que entre las moscas, hormigas, arena y la cosilla que me daba coger al pobre pescado no creo que sola hubiera llegado a buen puerto.
Como ya tenia previamente una selección de las fotos que hice sabia como colocar la cola del pez de acuerdo con las posturas de Cristina. Esta es la foto de la trucha:

La pobre trucha!

Al tratarse del mismo terreno no tuve que hacer una selección precisa de la cola del pez. Simplemente la transforme un poco para darle la forma de las caderas de Cristina y resalte los azules. El resultado es el siguiente:

La composición final.

Para terminar pinté con el pincel en modo color con un tono granate la cola dejando que los azules solo fueran simples reflejos de color. Toque curvas, corrección de color, desenfoque mas el suelo y por ultimo coloque un degradado en un tono amarillo desde la esquina superior derecha de la imagen. ¡Y listo!, ya tenemos a nuestra ultima sirena en mitad de un descampado. 😀

El equipo que utilice es una Canon 450D con el objetivo angular y el diafragma a un 5,6, que es lo máximo que abre mi objetivo.

Bueno eso es todo, personalmente disfrute mucho realizando esta imagen así que , ¡ojalá que os haya gustado!

Como mejorar tu técnica para fotografiar flores

Cuando empezamos a caminar por el mundo de la fotografía, pensamos que tomar fotos de flores es lo más fácil, y no nos equivocamos. Logramos captar imágenes muy nítidas, seguro bien iluminadas, pero al verlas hay algo que falta, algo que no “llena” el ojo. Aún les falta algo y no se ven como esas fotos que pensábamos tomar.
No te desanimes, todos pasamos por lo mismo, tómate unos minutos y lee éstos tips que de seguro te ayudarán a mejorar tu técnica. A ver, empecemos.

 Lo más importante: la luz

Las luces de las primeras y últimas horas del día son sin lugar a dudas las mejores, porque te proporcionarán una iluminación suave, y como consecuencia, sombras suaves, a diferencia de la luz fuerte y plana del medio día. Como valor agregado, temprano por la mañana encontrarás las flores con la humedad del rocío, que les dan ese encanto especial de frescura.El color es un importante elemento al fotografiar flores.
Si no puedes (o no quieres) levantarte muy temprano, especialmente en días de descanso,  o si por la tarde el tiempo de luz te queda corto  ¡no hay problema! Un par de difusores o cajas de luz donde podamos aislar al sujeto, unos reflectores medianos o un par de flashes te ayudarán a contrarrestar las sombras de la luz dura del medio día.

El fondo debe servir para centrar la atención en el sujeto.

Algo que no te debe faltar: el trípode

De hecho, en tu equipo no te puede faltar un buen y sólido trípode, que es para mí totalmente imprescindible, ya que te permitirá exposiciones más nítidas con exposiciones largas sin ningún temor al movimiento del pulso. Adicionalmentel te da libertad total para moverte y componer con facilidad.

Accesorios útiles

Bueno, si ya tienes un trípode, comprar un control remoto para la cámara será bastante útil. El control evita que tengamos que tocar la cámara al momento de activar el disparador, eliminando las vibraciones ocasionadas por hacerlo. Para tomar fotos de flores también te puede resultar útil contar con unas pinzas articuladas para sujetar el tallo de la flor a cualquier objeto más fuerte para evitar que se mueva. Puedes hacerte también de unos pequeños reflectores de 20 cm de diámetro para redireccionar la luz a donde la necesites, los puedes fabricar fácilmente con un par de cartulinas tamaño A4.

Bokeh, bokeh

¿Que valores ISO debo usar?

En la fotografía de flores siempre hay que buscar la nítidez, salvo que quieras lograr efectos especiales o se trate de un trabajo creativo propio. Un componente importante para conseguir fotos nítidas es saber que valor ISO emplear. Sin entrar en detalles técnicos o electrónicos te diré que uses el más bajo que tu cámara y la iluminación te permitan. Un ISO 100 o similar será una excelente elección. Usar ISOs muy altos solo llevará a evidenciar el molesto ruido en la imagen.

Usa un tripie para obtener fotos nítidas.

¿Qué objetivo uso?

Fotografiar flores es un tema que nos da la oportunidad de usar cualquier focal: macro, gran angular, tele zoom, focal fija,etc. Y con estos objetivos puedes elegir la composición que más te guste y que vaya de acuerdo al motivo.

Por ejemplo:
Con el macro, podrás captar la diminuta belleza del interior de una flor, los estigmas, las anteras, el polen adherido, o los detalles de los pétalos; podrás fotografiar todo un mundo que muchas veces pasa desapercibido.
Con una focal fija de 300 mm obtendrás ese bello fondo desenfocado (bokeh) que dará mucha personalidad a la imagen.
Con un gran angular podrás capturar a las flores aisladas en el primer plano, rescatándolas del fondo.

Usa un macro para captar hasta el más mínimo detalle de las flores.

No olvides la composición

Encontrar nuestro sujeto seguro nos tomará algo de tiempo, y tener la paciencia para observarlo otro tanto.  Debemos estudiar todos sus ángulos y posibilidades, ver donde crece y como crece, entender la luz que lo ilumina y entonces evaluar los puntos de vista más favorables para nuestra captura.
Con nuestro sujeto ya estudiado ahora solo queda determinar dónde y cómo se ubicará dentro del encuadre, lo cual da lugar al nivel del impacto visual que tendrá el motivo de tu fotografía. Algunas reglas útiles de fotografía que vale la pena recordar para fotografiar flores son:

La regla de los tercios: conocida por todos. Su nombre proviene de las dos líneas verticales y horizontales que dividen al visor en tercios. La intersección de estos dos pares de líneas genera cuatro puntos principales o de fuerza. Cualquier sujeto contenido dentro de ellos produce más impacto visual que en cualquier otra área del formato. Por supuesto que no podemos dejar de lado las líneas que nos ayudarán a determinar áreas de dominancia en la foto. Por ejemplo, si la línea del horizonte cae en la línea superior, la imagen quedará dominada por el paisaje, pero si cae sobre la línea inferior, el cielo sería el principal protagonista.

El contraste puede crear fotos espectaculares.

Dibujos y formas: la naturaleza nos ofrece en múltiples ocasiones dibujos y formas que tenemos que aprovechar. Aquí es donde entra en juego el sentido artístico del fotógrafo. Esto puede ser algo tan simple como componer la imagen con una o dos flores generando un balance o creando un dominio una sobre la otra. ¡Pon mucha atención a las formas para aprovecharlas!

Textura y color: la textura y sensación de tridimensionalidad lo da el ángulo con el que la luz incide sobre el sujeto. Busca la luz lateral que crea relieve, textura y que acentúa el color. Aquí es donde cobra real valor aquello de “ las primeras luces o últimas” del día.
Por el contrario, si la luz incide sobre el sujeto de forma axial sobre el sujeto, las sombras desaparecen, dando lugar a una iluminación plana y dura, desbaratando nuestra imagen.

Los pétalos de una flor.

Y por último: el fondo

Algo que muchas veces los que empezamos en fotografía descuidamos, y que es precisamente lo que da ese toque de belleza a nuestra imagen, es el fondo. Busca siempre un fondo desenfocado (bokeh) para crear una profunda sensación de atención sobre nuestro sujeto. Si el fondo es confuso o llamativo la imagen se verá mermada en atención y nuestra mirada vagará por la foto sin saber donde está lo más importante. Así que hay que prestar mucha atención a esto.

A veces los fondos no se ajustan a nuestros gustos o a una buena composición y nuevamente ¡no hay problema! Crea entonces tus propios fondos. Puedes echar mano de cartulinas de color que venden en tamaño A4, teniendo cuidado de no usar colores que puedan crear una sensación de irrealidad. Otra alternativa es componer tus propios fondos con aquellas fotos de paisajes que fallaste o que tomaste porque si. Para esto puedes imprimirlas algo desenfocadas en tamaño A4 y luego colocarlas detrás del sujeto a fotografiar.

Bien,…te he dado algunos tips para que arranques en la no muy difícil tarea de fotografiar flores. Ya sabes, si tienes algo que agregar ¡me gustará leer tus comentarios!

¡¡¡Suerte!!!

Cuida el enfoque siempre.

 

8 tips para sacar fotos increíbles este otoño

Llegó el otoño y con el la gran variedad de colores y formas propias de la estación, es época de que esos hermosos tonos marrones, amarillos, rojos y naranjas saturados aparezcan por doquier.

Durante el verano, el intenso calor y la tentación de la playa, de seguro que nos hicieron olvidar un poco de la cámara. Entonces, es hora de desempolvarla y salir con ella a capturar todas las imágenes que el otoño nos ofrece.

Claro, así porque si… ¡NO! Mejor ten en cuenta estos tips, que te ayudarán a pasar un rato agradable en tu compañía de tu cámara y a sacar fotos memorables.

¡Así que a lo nuestro!

Puente al Templo

1) Pon atención al clima

En el otoño la temperatura va de poco temperada a frío y húmedo, es un clima muy cambiante. Así que protegernos de un resfrío no está demás. Por supuesto olvides que tu equipo también sufriría las consecuencias de estas variaciones térmicas. Así que no olvides llevar tu bolsa para proteger tu cámara mientras no la uses.

Otoño en Kyoto

2) Mira la luz

Aunque las preferencias de captura son las primeras o últimas luces del día, no hay motivo para no intentarlo a cualquier hora y conseguir buenas fotos. Busca los contraluces, las luces indirectas, fuertes o suaves. Pon atención a esos rayos de luz que se filtran por los árboles y resaltan los motivos como si de un teatro se tratase.

Buda

3) Enfoca tu atención en los colores

Si tienes la oportunidad de ir donde la naturaleza te ofrece árboles con hojas de diferentes tonalidades, aprovéchalas al máximo, y busca las combinaciones y contrastes de color que puedas hacer con ellas.
Sin embargo, puede resultar que la zona donde vives encuentres árboles de un solo tono, ¿que hacer? Pondrás en juego mucha imaginación para en los elementos que generen contrastes y composiciones agradables; como hojas amarillas contrastadas con el marrón oscuro de los troncos, hojas naranjas contrastadas con el verde oscuro del musgo, naturaleza de cualquier color sobre el asfalto. El otoño está en los colores.

4) Prueba distintas longitudes focales

Prueba todas las que tengas a la mano, encontrarás tanto en la focal de 35mm o el teleobjetivo de 400mm, pasando por el gran angular o el macro, mil maneras de aprovecharlos. Si tomas fotos de un paisaje de árboles, un camino, o una captura urbana algo entre 28 y 70 mm será perfecto. Si tienes a la mano un telefoto concéntrate en detalles lejanos: patrones o texturas en tejados con follaje cercano, aves o nidos con el cielo de fondo. O hasta puedes probar retratos usando una abertura grande para crear fondos mágicos y difusos.

5) En JPG o RAW

Si usas JPG para no complicarte la vida con procesos, seguro tendrás que configurar tu cámara en el modo nublado, la figura de la nubecita, si deseas obtener colores más saturados. Si usas RAW, no hay de qué preocuparse porque todo el trabajo será con la PC. Así que depende de la facilidad o del trabajo que desees hacer después de tu sesión fotográfica.

6) Busca Inspiración

¿Dónde? Muy fácil, en todas partes. Observa fotos de otros fotógrafos (yo lo hago siempre), en revistas e internet, o en tu propia galería,  si ya abordaste ésta tématica sin suerte, para corregir errores y mejorar tu trabajo. Cuando mires una foto piensa en qué podrías moficar o mejorar, qué otro enfoque puedes darle, o cómo puedes ponerle tu toque personal. Tal vez las fotos que acompañan a esta publicación puedan inspirarte.

Rayo de Luz.

7) A donde ir este otoño

En todos los lugares donde se siente el efecto otoño, particularmente en escenarios naturales: un bosque, un parque o tal vez un jardín botánico cercano. En las estaciones de tren o buses te informarán gustosos cuales son los mejores destinos. También puedes hacer una búsqueda con palabras relacionadas con el otoño en Flickr y mirar los escenarios donde se tomaron las fotos; si encuentras alguna foto con geolocalización mira el mapa… ¡tal vez encuentres una foto que te guste tomada cerca de donde estás!

Full Otoño

8) Y por último…

Te sugiero romper esquemas. Cada fotógrafo con su gusto muy particular siempre sorprende y nos lleva a pensar en “como no se me ocurrió a mí”. Por eso no te limites a fotografiar siempre desde el mismo ángulo, prueba en tumbarte al suelo, hacer un picado o contrapicado, subirte a un árbol, talvez un close up. Practica y agrégale un efecto interesante, como un buen desenfoque (bokeh), un golpe de zoom, un filtro de efectos. O agrégale un filtro CPL si quieres saturar aún más los colores y que de paso te eliminará esos molestos reflejos que se originan en el agua o sobre las hojas… En fin, recuerda que para tu imaginación no hay límite.

En el Camino

Sumadera (Templo Suma)

Si algo se me pasó, anímate y agrégalo en tus comentarios.

¡Sal ya con cámara en mano! El reto está afuera… y no olvides pasar a contarnos como te fué.

¡Suerte!

Como lo Hice: El Cocinero Loco por Joan Roca

En ocasiones las cosas surgen y hay que saber aprovecharlas. Esta fotografía es fruto de la combinación de dos de mis pasiones: la fotografía y la cocina. Tendemos a pensar que las imágenes que vemos expuestas siempre están concienzudamente planificadas; probablemente sea así en muchas ocasiones, pero no siempre.

Self Cooking Moods por Joan Roca Febrer
Muchas imágenes empiezan a gestarse, efectivamente, mucho antes de coger la cámara; otras, sin embargo, te asaltan de golpe y hay que verlas enseguida. Éste fue el caso de este autoretrato. Estaba preparando una receta -concretamente un “boeuf bourguignon”- cuando tuve que ir al “toilette”. Lo relevante no son los motivos de esta última necesidad… sino el impacto que me produjo verme reflejado en el espejo con mi gorro de cocinero, trapo de cocina sobre el hombro y piel sudorosa por haber estado en la cocina trabajando largo rato. Bien, no tuve que pensarlo mucho. Inmediatamente fui a coger la cámara. Las primeras tomas fueron las clásicas ante un espejo compartiendo el protagonismo con la cámara, pero tratando de hacer cosas nuevas fui bajando la cámara y “enfocando a ciegas”… debidamente combinado con expresiones de todo tipo. Uno de los resultados es la fotografía que veis aquí.

Aunque os indico más abajo los datos exif, no creo que éstos aporten mucho aquí. Lo que probablemente sea importante es preguntarse porqué este retrato llama la atención. En mi opinión se debe principalmente a la expresión, la elección tonal, la luz, el encuadre, las texturas y un cierto aire entre lo cinematográfico y lo pictórico. En otras palabras, expresión y edición. No acostumbro a echar mano de ediciones “pesadas” pero en determinadas ocasiones las empleo para dramatizar escenas (siempre que no tenga un briefing del cliente que me limite las posibilidades creativas, claro está). La técnica básica empleada en este caso se conoce como efecto Dragan. Encontraréis tutoriales de esta técnica fácilmente en la red. Se trata de probarlos, ejercitar y adecuarlos a vuestros gustos personales. En mi caso, una vez obtuve el efecto clásico dragan con colores apagados, viré la imagen a un punto intermedio entre B&N y sepia, retocando una y mil veces la luz y el contraste.

EXIF: Canon EOS 5D Mark II, Canon EF 100mm 1:2.8 L IS USM, 1/100, 2000, luz disponible en ese momento (tungsteno) y cámara sostenida con las manos.

Título original/Original Title: Self Cooking Moods 3

Sitio web del Autor/Author´s Website: www.joanphotoroca.com