Diana Festa: entre el autorretrato y la magia digital

Les presentamos a Diana Festa.

Diana es una fotógrafa y artista visual que desde siempre ha llevado una cámara consigo.

Su sentido de expresión artística la ha llevado del autorretrato a la magia digital; desarrollando a lo largo de su camino un estilo lleno de color, misterio y expresión humana.

En esta entrevista nos cuenta sobre ella y sobre su arte fotográfico. ¡Que lo disfruten!

***

¿Cuál es tu historia con una cámara fotográfica?

Bueno se podría decir que mi historia con la cámara viene desde siempre, porque desde que era muy pequeña me pasaba el día enganchada ya fuera a mi cámara compacta o a mi videocámara.

Tenía muy claro que me quería dedicar al mundo audiovisual, aunque quizás en un principio el video me tiraba mas que la fotografía. Entonces llegué a bachillerato y decidí coger fotografía como optativa, el proceso de revelado fue tan bonito que me enamoré y comencé a dedicarle mucho mas tiempo a este arte.

Sin título por Diana Festa

Tras terminar el bachiller hice un modulo superior de imagen y es cuando por primera vez me introduje en el mundo de la fotografía digital y el Photoshop, lo que abrió todo un abanico de nuevas de posibilidades para mí.

Al terminar ese empece otro de realización, enfocado al cine, el video y la televisión, es otra pasión que nunca dejare de lado.

Pero centrándome mas en la fotografía desde que acabe de estudiar he intentado seguir formándome en esta disciplina de forma un poco autodidacta, porque para algo tan fascinante un modulo se queda bastante pequeño.

¿Por qué autorretratos?

El tema de los autorretratos comenzó por que quería retratar sentimientos muy míos, sin decir nada, ni si quiera para explicar el sentido de la foto. Solo quería plasmarlos en una imagen y desahogarme de esa manera.

Ahora no todos los autorretratos que hago son con esa intención, pero en realidad no hay nadie que este tan a mano como yo misma y admito que ser independiente en ese sentido me gusta mucho.

Yo, mi unico Dios por Diana Festa

¿Cómo describirías el estilo artístico de Diana Festa?

¡Buf!, reconozco que no sabría decirte. Hay quien lo ha llamado fotomontaje de estudio. Pero no se, yo creo que no tengo un único estilo, sino que dependiendo de lo que quiero transmitir o de lo que muchas veces me pide la misma fotografía utilizo un estilo u otro.

¿Cuál es tu fotografía favorita de tu galería y porqué?

Se me hace muy difícil elegir una sola fotografía de mi galería por que todas son muy personales, son como pedacitos de mi.

Pero si tengo que elegir, quizás sería una que hice hace poco en la que salgo llorando. Es un autorretrato muy sencillo, primer plano con fondo negro pero lo que me gusta es que tras esa sencillez esconde muchos sentimientos casi comprimidos, me gusta pensar que provoca una reacción al verla.

Sin título por Diana Festa

¿Qué te inspira para expresarte con la fotografía? 

Principalmente mis experiencias. Y lo que mas me ayuda a sacar esos sentimientos y expresarlos, suele ser la música.

Aunque por supuesto el cine, la literatura o la pintura ayudan muchísimo con la creatividad. Creo que tienen el poder de hacerte pensar y remover tus propios sentimientos. Es la magia que tiene el arte, aunque no la practiques directamente te ayuda a reencontrarte con tu parte mas sensitiva, o eso creo yo.

Aquella serie… Darkness ¿qué expresa?

Darkness es precisamente eso, mi propia oscuridad, es la representación de mis sentimientos mas ocultos, esos que la mayoría de las veces ni siquiera ven la luz.

Es la expresión de la propia frustración que siento al no ser capaz de expresarme mediante palabras.

Beauty? por Diana Festa

¿Cual es tu mejor recomendación para aprender Photoshop?

Hay muchos fotógrafos que hacen cursos de Photoshop con los que estoy segura, se aprende muchísimo. Yo nunca me he podido costear ninguno, así que lo que puedo recomendar desde mi experiencia es ver muchas fotografías, para saber que es lo que quieres conseguir y sobre todo, para retarse a uno mismo. Cuando te enfrentas a intentar hacer algo que en realidad no sabes ni por donde comenzar hace que investigues, que busques, que pruebes y que con tiempo y dedicación mejores de verdad. Hay mucha información de internet, montones de tutoriales, solo hay que dedicarle tiempo y paciencia.

Tu procesamiento digital parece bastante complejo ¿Cuánto tiempo en promedio dedicas a cada foto?

Depende mucho del tipo de foto y del tipo de plano, pero puedo tardar desde un par de horas como poco a varios días.

¿Cómo sabes cuando has terminado el procesamiento de una fotografía?

Creo que cuando ya no se como podría mejorarla mas, entonces cierro el Photoshop, me doy una vuelta, escucho un par de canciones y vuelvo a abrir el psd, si tras el primer impacto visual no veo nada que me gustaría cambiar la doy por terminada. He tenido casos en los que al abrirlo me he frustrado tanto que lo he borrado todo y he vuelto a empezar.

Brevemente ¿cuál es el flujo de trabajo desde la preparación antes de apretar el obturador hasta que publicas una foto terminada?

Primero surge la idea, luego pienso en como transmitirla, teniendo en consideración los colores, los elementos que la componen,el maquillaje, la propia pose que tengo que poner, etc…

Tras ello y como no dispongo de estudio propio, lío una gorda en mi salón sacando varios muebles y cuadros al pasillo, coloco el fondo, la iluminación y la cámara en su trípode. Luego preparo la ropa y el maquillaje. Después hago pruebas de iluminación y de encuadre con un disparador inalámbrico y cuando todo esta listo coloco el foco en manual (haciendo previamente una marca donde tengo que colocarme) y pongo disparo en ráfaga tras 10 segundos. Tiro muchísimas fotos, de las cuales suelo escoger una. Si la fotografía lleva otros elementos les hago también fotos para que cuadre la iluminación.

Y luego ya viene todo el proceso de retoque, primero en raw si tengo que mejorar alguna cosa y luego en photoshop. Lo que conlleva desde retoque de piel a selecciones, uso de pinceles, destacar mas ciertas luces y sombras y por supuesto retocar color. Finalmente guardo la imagen en tiff y en jpg ¡y listo!

Sin título por Diana Festa

¿Canon o Nikon?

Definitivamente Canon.

Cómo fotógrafa, ¿cuáles son tus planes para el futuro? ¿Y como Diana?

Lo que mas me gustaría seria poder vivir totalmente de esto y por supuesto exponer en algún lugar chulo. Y como Diana, no rendirme para conseguir lo que quiero.

Creo que no soy capaz de separa la parte de fotógrafa a la parte de Diana.

En realidad siento que desvincularme de la fotografía seria como quedarme muda y desnuda ante un mundo que ni siquiera comprendo.

¿Blackwings?

¡De hecho llevo unas alas tatuadas en la espalda! Reconozco que es bastante personal y con lo mal que se me da expresar lo que siento no se si lograré explicarme, ¡pero lo intentare!.

Blackwings es una especie de recordatorio personal, a diferencia del resto de sentimientos que trato de gritar al mundo mediante la fotografía, esto es algo que me digo a mi misma.

Puesto que mi peor crítica en todos los sentidos (no solo fotográficamente) soy yo, lo que intento recordarme es que tengo que aprender a aceptarme a mi misma. Que puedo quererme incluso sabiendo que no soy perfecta.

Que aun que sean negras, tengo mis alas.

De la serie Fantasía y Color

Y para saber algo más de Diana ¿a qué lugar del mundo es donde más deseos tienes de viajar?

Creo que me quedo con Canadá. Esos bosques, esos lagos y el hecho de que se pueda ver la aurora boreal en ciertos lugares me vuelve loca. ¡Aunque si pudiera me recorrería el globo entero!.

Todos ven, pero nadie mira. por Diana Festa

***

Seguramente Diana tiene un largo camino artístico por delante ¿Qué piensas? Espero que lo hayas disfrutado. Puedes encontrar su sitio web principal aquí y su galería de Flickr aquí.

 

¿Tienes alguna pregunta para Diana? ¡Solo deja un comentario!

Lídia Vives: el arte de una joven y creativa fotógrafa

Nos da mucho gusto poder platicar en esta ocasión Lídia Vives.

Lídia es una joven fotógrafa, mas bien una artista, que se ha encargado de traer sus sueños a la realidad a través de su fotografía.

Una irreverente realidad y una elegante fantasía adornan cada una de sus obras para crear un estilo muy particular. Pues aquí está la entrevista, que amablemente Lídia aceptó compartir con nosotros, y algunas de sus obras artísticas. ¡Que la disfruten!

dFF: ¿Que fue aquello que te hizo decir: “Va, quiero ser fotógrafa”?

Lídia Vives: Todo empezó cuando fui con el instituto a una exposición de Henri Cartier-Bresson, nos prestaron una Polaroid (una cámara de instantáneas), con tal de hacer la visita más amena. La cogí y empecé a hacer fotos a mis compañeros de clase. Eso y la obra de Bresson fue lo que hizo que sintiera interés por la fotografía.

Twins por Lídia Vives
Años después fui a una exposición de Annie Leibovitz. Me sorprendieron los colores, la composición y esa estética cinematográfica y decidí que quería llegar a ese nivel algún día; pero el que realmente me hizo decidirme fue Guy Bourdin: su fetichismo, sus colores complementarios… allí decidí ser fotógrafa profesional.

dFF: ¿Cómo definirías tu estilo fotográfico?

Lídia Vives: Han definido mi estilo fotográfico como estilo “Fine Art”, qué se yo… no le doy importancia al nombre. Supongo que mis fotos son una especie de corriente del arte conceptual si lo comprendemos en el sentido más estricto de la palabra. Son imágenes que contienen una historia, una idea. Lo más característico quizás en cuanto a la cuestión técnica es que es fácil confundirlas con una pintura, no se trata de un hecho accidental sino totalmente intencionado, pretendo crear cuadros con herramientas poco convencionales.

Checkmate por Lídia Vives

dFF: ¿Cómo pasaste de ser fotógrafa aficionada a ser una profesional?

Lídia Vives: No hay un momento específico, quizás aun esté en ese momento de convertirme en profesional… simplemente influyó el saber más, ser mejor, exponer en un sitio importante y empezar a tener beneficios económicos. Imagino que eso es lo que me hace ser profesional, dedicarme a ello… pero quiero distinguir profesional de experta, yo considero que aún estoy aprendiendo.

dFF: ¿Cuál ha sido tu experiencia más difícil como fotógrafa?

Lídia Vives: Es difícil día a día. Hay mucha competencia y gente dispuesta a todo. Todos luchan por un mismo sueño, un mismo objetivo. Se trata de encontrar algo que te haga especial y puedas destacar entre los demás artistas. Lo difícil quizás es eso, ser reconocido y valorado.

Kaleidoscopic mind por Lídia Vives

dFF: ¿Cuál ha sido tu experiencia favorita como fotógrafa?

Lídia Vives: Sin duda alguna el apoyo de la gente. Recibir correos del público valorando tu esfuerzo, reconociendo tu trabajo, haciéndote una crítica personal… Ya lo dijo Duchamp, las obras las hace el público (“Contra toda opinión, no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros”), sin ellos lo tendríamos difícil. Mi experiencia favorita fue cuando poco antes de abrir mi última exposición “Wonderland” en Lleida, se me acercó una mujer preguntándome si yo era la artista y felicitándome por el trabajo. Consiguió sonrojarme!

dFF: ¿Cuál fue tu primera exposición y cómo llegó?

Lídia Vives: Mi primera exposición fue en Junio de 2012. No se trataba de una exposición profesional, era más bien una presentación, “Hola, soy Lídia Vives y estoy haciendo esto”. Con un estilo aun indefinido, todo estaba empezando.
Me puse en contacto con los cines Funatic de mi ciudad y les pregunté si hacían exposiciones. Nunca habían hecho ninguna pero el proyecto les pareció interesante y lo llevamos a cabo.

Honey lips por Lídia Vives

dFF: ¿Cuál es tu fotografía favorita de entre todas las que has realizado?

Lídia Vives: ¡Favorita! Difícil… cada una me gusta por una cosa concreta… Favorita en cuanto al concepto quizás “The murder”, en cuanto a impacto y técnica “Honey lips” y “The beetle”.

Beetle por Lídia Vives

dFF: Todas tus fotos tienen un retoque fotográfico muy interesante, ¿cómo lo desarrollaste?

Lídia Vives: Antes de ser fotógrafa pretendía dedicarme a la pintura, estaba encaminando mi vida hacia ello ya desde bien pequeña. Al empezar con la fotografía mi primera intención era tratar fotografía de tipo “fashion” o de publicidad. Después vi que no podía evitar pintar las imágenes con Photoshop y poco a poco terminaban convirtiéndose en cuadros, casi óleos, que nada tenían que ver con la imagen base. Así fue como nació el estilo, queriendo juntar mis dos disciplinas artísticas favoritas.

The wheat queen por Lídia Vives
if you like my work you can follow me on facebook: http://www.facebook.com/lidiavivesphotography por Lídia Vives

dFF: ¿Cómo visualizas el resultado del post-procesamiento antes de comenzarlo? Tienes una imagen en la mente, trabajas y sobre la marcha haces ajustes…

Lídia Vives: Todo empieza con un esquema mental. A no ser que se trate de un proyecto que me vaya a costar tiempo realizar por lo general no apunto nunca mis ideas, considero que si se me olvida entonces no eran tan buenas. Visualizo la imagen en mi cabeza y pienso en formas de desarrollarla. Una vez estoy haciendo la foto hago algunos ajustes, siempre hay un punto importante de improvisación en ese momento. Después durante el post-procesado termino de pulir aquello que no me convence, mejoro la composición recortando la imagen (no soy partidaria de dejar las fotos con su formato original, me resulta demasiado convencional y creo que se pierde la esencia de crear algo que de por si resulta “anticonvencional”), altero los colores. Si lo creo necesario incluyo texturas… en realidad el resultado final suele alejarse de lo que en un inicio tenía pensado, el concepto sigue allí pero el resultado estético no tiene nada que ver, suele ser mejor la imagen final. Incluso tengo algunas imágenes de stock realizadas por mi misma para improvisar de vez en cuando; encuentro la improvisación artística un ejercicio muy interesante.

dFF: ¿De dónde obtienes tu inspiración para realizar esas composiciones como salidas de un sueño?

Lídia Vives: ¡Los sueños mismo son una enorme inspiración! Cuando digo que fotografío mis sueños la gente no suele entenderme… Verás, yo puedo soñar que me persiguen y sacar de algo tan sencillo toda una historia con un siempre importante factor estético.
Además de los sueños el momento antes de irme a dormir, mis largas duchas, mientras paseo… son momentos de relax que me ayudan a concentrarme y hacer volar la imaginación. Si me siento bloqueada, esos momentos son mi mejor solución.
La música también es de gran ayuda, oír una canción e imaginar tu propio videoclip… y mucho mejor si no entiendes la letra. Ver películas, leer, los objetos, los temores, las obsesiones… ¡cualquier cosa me vale!

dFF: Blanco y negro o color ¿cuál de los dos consideras que representa un desafío mayor para ti?

Lídia Vives: Ambos tienen sus complicaciones. Muchos creen que el blanco y negro es sencillo, que simplemente es quitarle la saturacion con Photoshop. Nada que ver, el ByN requiere muchos cuidados, controlar que las zonas no estén quemadas, que con el negro no se pierda información y la imagen se “empaste”… todas las tonalidades de gris deben tener una cierta armonía.
En cuanto al color pasa lo mismo, la armonía es igual de importante. Según lo que quieres expresar te interesan unas tonalidades u otras. Lo que pasa con el color es que se puede jugar mucho más ya que contamos con la simbología, los complementarios, la calidez…
Tanto en blanco y negro como en color hay que controlar un tema importante que es el centro de atención. Es recomendable que en toda imagen de blanco y negro haya un punto absolutamente blanco y otro absolutamente negro. La gradación extensa le da profundidad y volumen a la imagen. Y en color, un centro de atención de un color más estridente que los demás o el complementario del color dominante, harán que la imagen respire, que el espectador consiga separar objetos y pueda leer mejor la fotografía.

pocitofinalfinalfirma por Lídia Vives

dFF: ¿Quienes son tus fotógrafos favoritos y qué es lo que te inspiran?

Lídia Vives: Henri Cartier-Bresson por esa habilidad de capturar el momento preciso. Es el mejor ejemplo de que el fotógrafo no es aquel que ve, sino aquel que mira.
Annie Leibovitz sobretodo por sus maravillosas composiciones. Por la pureza, por los colores, la atmósfera…
Guy Bourdin por el gran uso de los complementarios.
Brooke Shaden por demostrar que la imaginación no tiene límites, por contar historias y añadir misterio a cada una de sus imágenes.

MAlice II por Lídia Vives

dFF: ¿Canon, Nikon o ninguna de las dos?

Lídia Vives: Jajajajaja la eterna pelea… en mi caso, Nikon.

dFF: ¿Te expresas como artista a través de algo más?

Lídia Vives: La pintura y el dibujo. Toco un poco de escultura y me gusta escribir pero quizás esas sean mis segundas disciplinas favoritas.

dFF: ¿Qué escuchas mientras trabajas en tu procesamiento?

Lídia Vives: Como inspiración escucho Rock, aunque soy de gustos eclécticos y quizás los que más me ayudan son Muse, Florence and the Machine y sobretodo Moby. Mientras hago la foto no suelo poner música y durante el post-procesado me pongo una serie e incluso la voy siguiendo.

dFF: ¿Qué planes tienes en el futuro cercano?

Lídia Vives: Ahora mismo a raíz de mi reciente exposición he encontrado muchos sitios donde podría exponer. De momento ya tengo una segura en Aragón y estoy empezando a planear otras en distintos sitios de España.

Esta fue la entrevista. Aquí puedes mirar el trabajo completo de Lídia: Facebook, Flickr, 500px y Deviant Art.

¿Ya habías escuchado de Lídia? ¿Cuál de sus fotografías te ha agradado más? ¡No olvides visitar sus sitios!

Y aquí puedes leer otras visitas que hemos publicado.

Barcelona en fotos, un recorrido a pie

Barcelona, la Ciudad Condal, es la joya de Cataluña; bañada por el Mediterráneo es una de las ciudades más cosmopolitas de España. Su historia, su arquitectura, su arte, su gastronomía… todo esto hace de Barcelona  un popular destino imperdible si estás de visita en España.

Esta increíble ciudad se volvió aún más popular tras los Juegos Olímpicos de 1992. Sin embargo los méritos propios de Barcelona son los que la hacen un lugar digno de recorrerse una y otra vez desde el puerto, caminando por las Ramblas al Mar, pasando por Montxüic, por la Avenida Diagonal hasta la Sagrada Familia y hasta el Parc Güell, obra del célebre arquitecto catalán Antoni Gaudí.

Cada calle en esta ciudad es un motivo fotográfico que no debes dejar escapar, pero las vistas panorámicas desde Montxüic son impresionantes. Otro lugar que no debe tu lente dejar escapar es la casa Mila, dieñada por Antoni Gaudí. Cada rincón de su elaborada arquitectura, desde su fachada, su patio central hasta las impresionantes formas arquitectónicas que decoran su techo son un deleite para la vista.

Así que este es un recorrido fotográfico por la ciudad de Barcelona.

Desde la ventana por Reme Olivencia

Primer domingo de sol azul por Felipe Meneses
La Sagrada Familia in the sun, Barcelona, Spain por Stephen Wheeler
Contaminada por Reme Olvencia
Dona i Ocell de Joan Miró por Dwayne Miras
Casa Batllo por M.J. Verkaik
Internal Beauty por F. Tarawneh
Ciutadella (Barcelona) por Eleaxar


Montjuïc. por Eleaxar
Barcelona night por Enrique Andrés Candela
art of science por Korkut Bostanci
Barcelona por Jean-Claude
Barcelona por Just Garcia
Guetxo 2 por Toni Carvajal
Barcelona por Just Garcia
Pure magic. por Rob Brink
Casa Batlò por Andrea Ostoni
Barcelona, Spain por Rene Lightner
Street Lamps - Barcelona por Photogal 2009
Un matí al Port Vell por Dwayne Miras
006 por Messer Manue
Formes por Jon Sc
En el Cim por Jon Sc

 

¿Cuál sitio es tu favorito de esta increíble ciudad?

 

El Río de Valencia

La ciudad de Valencia se encuentra en la costa levantina de la península ibérica, bañada por el mar Mediterráneo, al sur de la ciudad de Barcelona. La ciudad late con fuerza gracias a su historia, arquitectura y valor artístico, además de ser la capital de la Comunidad Valenciana.

Es cuna de unos de los platos de arroz más famosos del mundo: la paella valenciana, que puede encontrarse en muchos restaurantes cercanos a la Catedral o en la playa de la Malvarrosa, cerca del Puerto de la Copa América; y ha sido sede de eventos como la Exposición Regional de 1909, la 32 Copa América y de la Fórmula 1.

La ciudad alberga al famoso Jardín del Turia;  el jardín urbano más grande de España con una superficie de 110 hectáreas. Pero no siempre fue así, hasta 1957 el río Turia atravesaba el centro de la milenaria ciudad de Valencia. Sus aguas vieron florecer esta ciudad desde los tiempos del imperio romano, y fieles a su naturaleza intempestiva, las aguas del río provocaban crecidas, que eran sucesos comunes desde que se estableció la ciudad. En 1957 durante la llamada “Gran Riada de Valencia” el río se volvió contra la ciudad una vez más, cubriendo grandes partes de ella bajo sus aguas. Se habla de cientos de muertos y cuantiosos daños materiales. Solo las zonas cercanas a la Catedral permanecieron secas. Para proteger a la ciudad de desastres como la Gran Riada, se decidió realizar la colosal tarea de desviar el cauce del río hacia el sur. Así el seco cauce del río Turia fue reclamado por los Valencianos, quienes lo convirtieron en el Jardín del Turia.

Noche de Museo

El Jardín cruza la ciudad desde el puerto hasta el Parque de Cabecera, al otro extremo de Valencia. En su trayecto se encuentra la Ciudad de las Artes, diseñada por el arquitecto Santiago Calatrava. Este complejo lúdico se ha convertido en el símbolo moderno de la ciudad y es visitado por millones de turistas cada año. El parque Gulliver, el Palau de la Música, el Bioparc, el Zoo de Valencia y hasta un parque deportivo descansan en lo que alguna vez fue un caudaloso río. El parque también es sede de diversos eventos culturales y de entretenimiento. Los valencianos, pero principalmente los turistas, se reúnen en las cercanías de la Alameda para disfrutar de la Nit del Foc durante la fiesta anual de las Fallas.

Diversos puentes como el Puente de Aragón, Pont de Fusta, Puente de Serranos o el moderno puente de La Peineta cruzan la ciudad de Valencia, algunos de ellos tienen cientos de años de antigüedad y han sido destruidos por las ríadas para luego ser reconstruidos.

La Peineta

Caminar por este jardín es una actividad imposible de perderse al estar en la ciudad, la caminata durará alrededor de 2 horas a paso tranquilo, pero será recompensada con magníficas vistas del parque y de la ciudad de Valencia. Con suerte encontrarás alguna exposición de vinos, quesos o turrones.

Noche de Museo: Kodak LS420, f/3.9, 1/2 s. Al tomar esta foto recuerdo que salíamos de una reunión en l’Umbracle (uno de los edificios principales de la Ciudad de las Artes), eran alrededor de las 12 de la noche y no tenía mas que una cámara de “apuntar y disparar”. La fachada del Museo de Ciencias me pareció particularmente interesante y no pude resistir el sacar algunas fotografías. Simplemente coloqué la cámara en el borde de la jardinera usando el modo nocturno con el flash apagado, puse el temporizador y saqué varias fotografías. Esta es la que me agradó más. Sin tripie ni DSLR.

La Peineta: Casio EX-Z500, f/4.3, 1/1250 s. Estaba componiendo la fotografía para que encuadrar el puente en los dos tercios de la izquierda desde el carril opuesto, cuando al momento de presionar el disparador apareció este Mercedes que le dio el “toque” a la fotografía.

Estas son otras dos increíbles fotografías de la Ciudad de las Ciencias y las Artes de Valencia, que se encuentran en el antiguo cauce del río Turia.

City of Arts and Sciences at dawn por Salva del Saz

Space in Valencia por Luis Tamarit

Mas adelante publicaré una excelente recopilación de las mejores fotos de esta increíble ciudad.

¿Alguien de Valencia o que haya visitado la ciudad quiere aportar algo más?