Adobe Camera Raw: algunos conceptos básicos

En marzo de 2014, después de la publicación en el noviembre anterior de mi libro “Paths to Artistic Imaging in Photoshop”, decidí escribir un capítulo extra sobre Adobe Camera Raw, como una pequeña muestra de gratitud para quienes compraron una de mis copias.

El objetivo del capítulo es hablar sobre las características que están ahora disponibles en Adobe Camera Raw y demostrar sus capacidades.

Aquí te presento un resumen del nuevo capítulo. Incluye una sección introductoria, así como una explicación de una de las herramientas mas útiles en el módulo de Adobe Camera Raw.

Read in English

Las nuevas capacidades del módulo Adobe Camera Raw (ACR), incluido en la nueva versión de Photoshop CS6, me han impresionado bastante, por lo que decidí escribir al respecto, sin embargo el tema no encajaba bien con el tema del libro, por lo que lo agregué como un capítulo adicional.

Este módulo de Photoshop incluye herramientas para ajustar los archivos raw y ha sido mejorado bastante. Adobe Camera Raw ha sido siempre una herramienta muy útil y una mejor alternativa para el procesamiento de imágenes de calidad, comparado con el uso de archivos JPG, sin embargo, la ultima versión es considerablemente mejor que sus predecesoras.

Ahora mostraré algunas imágenes a manera de ejemplo y utilizaré las herramientas de Adobe Camera Raw para obtener resultados bastante impresionantes, aún sin haberlas procesado en Photoshop.

Las herramientas en Adobe Camera Raw son rápidas y, como los ajustes son efectuados sobre la información original, puedes exprimir una increíble cantidad de detalles finos de un archivo de buena calidad, y sin degradar la imagen.

Corriendo el riesgo de enunciar lo obvio, lo primero que debes hacer es asegurarte de que tu cámara está programada para guardar archivos raw, así podrás usar los siguientes métodos con el mayor provecho.

Una de las nuevas características del módulo es que no solo puede abrir documentos raw, sino también TIF y JPG. Con esta mejora, si bien los archivos raw no son necesarios, los mejores resultados los obtendrás al procesar tus fotografías usándolos; pues la información original de la cámara está disponible únicamente al usar archivos raw. Si usas JPG o TIF debes tener en cuenta de que estos formatos ya han sido procesados de alguna manera por la cámara antes de guardarlos en tu tarjeta de memoria, por lo que mucha información útil se habrá perdido para entonces.

Los archivos raw contienen una sorprendente cantidad de información oculta, que puede ser utilizada por Adobe Camera Raw para revelar detalles tan finos que no imaginas.

Entrando un poco más en la materia, debo decir que Adobe Camera Raw no es el único módulo para procesamiento raw que existe. Nikon y Canon tienen sus propias versiones, de las cuáles hablé en el capítulo 4 de mi libro, sin embargo hay muchas otras. A pesar de esto, ACR es uno de los módulos más comunes, pues cualquiera que tenga Photoshop, cuenta también con este módulo. Y resulta también que este módulo es el que yo uso, ¡así que es el único del que me siento más calificado para hablar!

Pues ahora si, es tiempo de mirar algunas de las nuevas características de ACR.

Primero lo primero

Para comenzar naveguemos hacia la ventana principal.

En caso de que no lo sepas, es generalmente mejor abrir tus archivos desde Adobe Bridge, ya sea haciendo doble clic en el archivo o seleccionando más de un archivo, haciendo clic derecho y escogiendo Abrir o Abrir en Camera Raw.

La opción Abrir en Camera Raw es muy útil si deseas hacer algún trabajo inicial en algunas imagenes, sin abrirlas directamente en Photoshop. También es útil si deseas hacer ajustes y luego guardar el resultado en un nuevo tipo de archivo: DNG, TIF, PSD o JPG, por ejemplo.

La primera ilustración es el módulo Adobe Camera Raw, tal como aparece cuando se abre un archivo por primera vez.

Adobe Camera Raw Window

Al abrir la ventana, tenemos que poner algo de orden. En la parte inferior y al centro de la ventana, hay una línea de texto, en la que debes hacer clic. Esto abre un diálogo que aparece en esta segunda ilustración.

 Dialogue

Creo que la figura anterior se explica sola, sin embargo es importante que ajustes estas opciones como mejor se adapten a tu flujo de trabajo.

En primer lugar, ajusta tu espacio de color preferido; los más comunes son Adobe RGB o sRGB. Para los que no están muy familiarizados con los espacios de color, sRGB es la opción más segura, aunque para trabajos artísticos de alta calidad, prefiero usar el modo Adobe RGB.

El bit depth puede ajustarse tranquilamente a 8 bits en la mayoría de los casos, sin embargo yo uso 16 bit.

Y respecto de los tres restantes, yo prefiero no tocarlos y usar los valores por defecto: el redimensionamiento y sharpening se procesan mejor en Photoshop. Por otro lado, yo no uso Smart Objects para mi trabajo, pero si deseas usarlos puedes hacerlo sin problemas.

Si haces clic en el botón Save Image a la izquierda podrás salvar tu trabajo en la imagen como un archivo separado en un formato diferente, tal como lo mencioné anteriormente. Por otro lado, el botón Open Image abre tu imagen en Photoshop y el botón Done guarda tus cambios sin abrir la imagen.

Al movernos a la parte superior izquierda de la ventana de Adobe Camera raw, el tercer botón desde el final abre el diálogo de Preferencias; donde las dos primeras opciones son importantes.

En este nuevo cuadro de diálogo lo mejor que puedes hacer en la mayoría de los casos es ajustar la opción “Save Image Settings In” a Sidecar.xmp, también es esencial ajustar la opción “Apply sharpening” únicamente a Previsualizaciones. Por ahora debes creerme: definitivamente no quieres aplicar sharpening antes de haber completado tus ajustes en Photoshop.

También es importante mencionar los elementos del área superior derecha de la ventana. Aquí encontrarás un histograma de la imagen, así como un visor RGB de la lectura de cualquier lugar donde se encuentre el cursor, y también algo de información acerca del archivo. Me hubiera gustado contar con otro modo de lectura además de RGB, pues este modo no resulta muy útil a menos que estés buscando los neutrales.

Si leyeras el libro sabrías que no soy un gran fan de los histogramas, así que esta parte de la ventana no es muy útil, desde mi humilde opinión.

Por último, el checkbox de Vista Previa junto al histograma te permite mirar la imagen con los ajustes que realizaste y la imagen tal como la abriste. Es imporatante hacer notar sin embargo que esta función intercambiará únicamente las vistas de los ajustes de la pestaña que estás usando en el momento, a menos que selecciones una de las últimas dos; Presets o Snapshopts, lo que entonces intercambiará las vistas con el resultado de los ajustes hechos en todas las pestañas.

La herramienta Targeted Adjustment

Esta herramienta es una de las más útiles y poderosas en Adobe Camera Raw. Y creéme, recuerda utilizar el shortcut de la letra T ahora y te ahorrarás mucho tiempo.

Selecciona Targeted Adjustment, haz clic en la imagen y escoge uno de los valores HSL, Hue, Saturation o Luminance. Ignora por ahora la opción de Curva Paramétrica, que aporta poco, en mi humilde opinión. Después simplemente haz clic y arrastra arriba o abajo el color que quieres ajustar y esta poderosa herramienta ajustará, como su nombre lo indica, el tono preciso. Una demostración en este punto sería muy útil, así que aquí va.

La siguiente ilustracióncorresponde a un archivo raw con todos los parámetros sin modificación alguna.

Canoe 1

Digamos que deseo oscurecer un poco el agua para agregar profundidad y para centrar la atención en el canoista.

Selecciono entonces la herramienta Targeted Adjustment, hago clic en la imagen y selecciono Luminance. Entonces ubico el cursor sobre una sección del agua, hago clic y arrastro el selector hasta alcanzar la densidad de color que deseo.

Para fines demostrativos, hago lo mismo con la parte amarilla del chaleco salvavidas del fondo: selecciono Hue y arrastro el selector para realizar el cambio. Al hacerlo, también desaparece un poco del componente amarillo en el chaleco verde, y el agua se mueve un poco del cyan al azul. Así queda la foto después de este segundo ajuste.

Canoe 2

Me adelanté otro poco con la tercera foto, que aparece abajo, al realizar otros ajustes que mejoraron espectacularmente la foto, ¡aún antes de abrir Photoshop!

Canoe 3

Pues si leíste hasta este punto te doy las gracias. ¡Espero que mis humildes contribuciones impacten positivamente en tu trabajo futuro!

Si quieres leer más sobre técnicas de procesamiento en Photoshop te invito a leer mi libro, que está disponible en Australia y Canada desde mi sitio web  – www.russbrownart.com – y para el resto del mundo desde Amazon… justo aquí:

Paths to Artistic Imaging in Photoshop. How to Create Stunning Photographic Art From Capture to Processing.

También puedes mirar algo más de mi trabajo en Fine Art America – http://1-russ-brown.pixels.com/ – y también en mi página en Artsy Shark – http://networkedblogs.com/SqfmS.

¿Tienes alguna pregunta? Me gustaría leerla abajo.

RAW o JPEG ¿cual uso?

¿RAW o JPG? ¿Cuál de los dos uso? ¿Por qué?

Cualquier fotógrafo se ha hecho estas preguntas, y no sin dudarlo han optado por uno u otro formato.

Si necesitas una regla rápida puedes seguir la siguiente: si eres un fotógrafo que comienza a dar sus primeros pasos, no te compliques demasiado y usa JPG; por el contrario, si requieres más versatilidad a la hora de procesar tus fotografías porque ya eres un fotógrafo intermedio o avanzado, usa RAW.

¿Por qué? Para saberlo solo sigue leyendo.

JPG

JPG , o JPEG, es un formato de almacenamiento para imagenes (para los curiosos es un acrónimo de Joint Photographic Experts Group). Lo que hay que decir de este formato es que utiliza un algoritmo de compresión. Eso quiere decir que el tamaño, en megabytes, de la fotografía es reducido a cambio de sacrificar calidad. 

Hojas

Cuando se toma una foto, la salida completa del sensor de la cámara es procesada por el algoritmo, y la cámara guarda la fotografía comprimida en la tarjeta de memoria. Sin embargo, el almacenar imagenes en formato JPG va algo más allá, pues cada vez que se procesa digitalmente una fotografía y se guarda nuevamente en JPG, el algoritmo es ejecutado una vez más y algo más de calidad es sacrificada. La ventaja evidente de usar JPG es el ahorro de memoria; una foto tomada a una resolución de 10 MP y guardada en formato JPG ocupará alrededor de 2 MB de espacio.

Como dato cultural, el tamaño final de un archivo comprimido en JPG depende, claro está, de la resolución original, pero también de la imagen capturada. Para comprobarlo realiza este experimento. Toma una fotografía de una superficie lisa y de un solo color (una pared por ejemplo), con una iluminación uniforme. Después, usando los mismos parámetros, toma una segunda fotografía pero ahora de una imagen con motivos más complicados (el follaje de un árbol o una superficie con textura por ejemplo). ¿Cuál fotografía crees que ocupe mayor espacio?

¡Haz el experimento y comparte tus resultados en un comentario!

RAW

Un archivo RAW simplemente contiene los valores de iluminación registrados por el sensor sin ninguna modificación y sin ningún tipo de compresión. Los archivos RAW deben ser ‘interpretados’ para convertirse en una imagen, pero son significativamente mejores para trabajar con procesamiento digital. El tamaño de una foto tomada en RAW a 1o MP puede superar fácilmente los 10 MB. Cada marca de cámaras le da una extensión diferente a los archivos RAW. Por ejemplo, para Nikon las extensiones de archivos RAW son .nef o .nrw, para Canon .crw.

Ahora sí, ¿RAW o JPG?

Si se toman dos fotos exactamente iguales, una usando JPG y otra usando RAW, la fotografía tomada en formato JPG se verá considerablemente mejor que la fotografía en RAW. Sobre todo si la cámara se ha ajustado con algún programa de escena o autoajuste. Sin embargo, después del procesamiento digital, la imagen captada en RAW se verá mucho mejor que la foto tomada usando JPG.

Tal vez te preguntes porqué. Y la respuesta tiene que ver con una palabra: información. El formato RAW puede contener mucha información muy útil a la hora de procesar digitalmente una fotografía. Esta información se refleja en amplias y sutiles tonalidades de negros y de blancos limpias, es decir, sin ningún pre-procesamiento que pueda afectar la ‘realidad’ de los colores. Algunos de estos pre-procesamientos pueden ser generados desde el momento de almacenar la foto en la tarjeta de memoria, como cuando se usa un programa automático de balance de blancos.

La astrofotografía es el extremo de la fotografía que más se beneficia al usar RAW. Foto: The Eastern Veil Caldwell 33 NGC 6992 NGC 6995 IC 1340 - Colour por Mick Hyde

La mayoría de los fotógrafos deciden usar AWB como programa para ajustar el balance de blancos. Sin embargo, para que este programa funcione correctamente requiere que la imagen que ‘ve’ la cámara esté uniformemente balanceada. Es decir, que tenga un poco de todos los colores sin que ninguno predomine. Si esto no se cumple, el programa guardará una imagen donde el color blanco no es blanco. Corregir este error requiere de procesamiento digital y, si la foto está en formato RAW, la corrección será fácil al usar un programa como Photoshop y no afectará la calidad de la fotografía. La corrección de exposición, saturación, brillo o luz de relleno también es fácil de lograr y tampoco afecta la calidad de la fotografía. Si la foto se tomó en JPG, también es posible corregir estos errores, pero resulta algo más complicado, y siempre se tiene que lidiar con el problema de la ‘recompresión’ y la consiguiente pérdida de calidad, al guardar la imagen.

Si RAW es tan genial, ¿porqué no voy a usar este formato siempre? Bueno… hay dos buenas respuestas, tal vez tres: tamaño, tiempo y dinero. Archivos muy grandes requieren mayor capacidad de almacenamiento, lo que se traduce en dinero. Por otro lado, abrir, transferir, procesar y en general manipular cualquier archivo en grande, como RAW, requiere de tiempo. Es probable que esto no sea un problema cuando se procesan pocas fotos, pero puede convertirse en un problema más importante cuando la  cantidad de fotografías aumenta.

Corregir el balance de blancos resulta muy fácil al usar RAW. Foto: Street Portrait #343 por Boong

Hay algunas cámaras DSLR que te permiten guardar la imagen en ambos formatos. Así puedes usar el formato JPG para decidir cuáles son buenas y vale la pena conservar, y después usar el formato RAW para realizar el procesamiento digital, ¡lo mejor de los dos mundos!

Si tu cámara no tiene esta funcionalidad algo de sentido común puede ayudarte a escoger el formato para cada ocasión: si fotografías un evento casual como un cumpleaños, tal vez no valga la pena almacenar en RAW. Si por el contrario realizas una sesión de paisajes con una puesta de sol, o una sesión de retrato; el formato RAW te resultará muy útil.

Ahora ya sabes las diferencias entre RAW y JPG. ¿Cuál has decidido usar?

¿Ya sigues a dFF en Twitter?

Como lo Hice: Come Fall in Love

Introducción:

Soy un fotógrafo autodidacta, nacido en Chennai y soy ingeniero de profesión. Desde siempre quise tener una DSLR, aunque realmente no tuviera idea de cómo apretar el obturador. Mi afición por la fotografía comenzó en mi niñez, cuando compré algo parecido a una SLR por 500 rupias, recuerdo estar enseñañándole a todos que tenía un anillo de zoom y que podía capturar cualquier fotografía, y fue una gran desilusión cuando me di cuenta de que no era cierto. Después de eso no volví a tomar una cámara por más de 9 años. La fotografía me atrapó nuevamente en 2010, cuando compré mi primera Canon 500D. Con esta cámara en la mano sentí que podía expresarme más que con cualquier otro medio artístico con el que me hubiera topado antes.

Read in English

Me han inspirado fotógrafos como Steve McCurry, Lee Jeffries, Ashok Saravanan y Rohit Sabu… y mi pasión por la fotografía creció de una forma que nunca me imaginé. Me gusta buscar fotografías com emociones fuertes que puedan contar una historia y me siento con suerte de haber nacido en la India.

Mi Mantra:
“Si quieres ser un fotógrafo, primero deja tu casa y tu zona de confort”. – Steve McCurry

 
 

Ahora sí, el proceso creativo tras esta foto

Paso 1: tomé esta foto en Rameshwaram, sobre el puente Pamban. Al realizar la fotografía, tuve suerte de capturar el momento en que la sombrilla se volteaba al lado opuesto.

Step 1
Paso 2: la imagen RAW fue procesada en Camera Raw. Como la imagen se tomó al atardecer, pude traer de vuelta una gran gama de tomalidades. También procesé la foto para eliminar los postes del fondo, pues causaban distracción.

Step 2

Paso 3: dupliqué la imagen en Photoshop y agregué un path para crear la trayectoria de vuelo de los pájaros. Después de crear el path, reduje la opacidad y dupliqué la capa.

Step 3
Paso 4:  comencé a dibujar algunos pájaros para ver cómo se veían. Lo importante en este paso es mantener la proporción entre el tamaño de los pájaros, el tamaño de la sombrilla y la cabeza del hombre y el tamaño de los pájaros reales (que si observan con cuidado aparecen en la imagen original).

Step 4

Note on Step 4
Paso 5: pinté los pájaros usando pinceles de Photoshop y me aseguré de que el tamaño de los pájaros se reducía mientras se movían de un lado del puente al otro. Toma tiempo, ¡pero no se rindan!

Step 5
Paso 6: el último. Al mirar la foto sentí que le faltaba un toque de color, así que agregué una textura y experimenté un poco con el  blending mode. También ajusté el balance de color… y este es el resultado final.

Final Result: Come Fall in Love

Así que… qué piensas? ¡Estoy seguro de que te estabas preguntando si eran reales!

EXIF: Canon EOS 500D, 16mm, 1/640s, f/5, ISO 100.

RAW o JPG [Pregunta]

Recientemente publicamos un artículo sobre el bit depth y su relación con la calidad de las fotografías y su tamaño. Así que esta es la pregunta oficial de aquella publicación: ¿qué modo usas más frecuentemente? ¿RAW o JPG?

Puedes dejar algún comentario sobre las situaciones en las que prefieres usar uno u otro modo.

[poll id=”6″]

 

Este es el artículo sobre bit depth

 

Bit Depth ¿qué significa eso? Entérate aquí

Con las cámaras digitales ha llegado una nueva terminología, y le hagas como le hagas no hay forma alguna de evitar la necesidad de comprenderla.

El bit depth es parte de esta nueva jerga fotográfica y esta publicación es un intento por explicarlo sencillamente, pero sobre todo, un intento por explicar cuál es su impacto a la hora de apretar el obturador y procesar tus fotografías.

La información lo es todo

La fotografía digital utiliza unidades mínimas para medir la cantidad de luz que llega al sensor llamadas bits. Los bits son información y son números, pero estos números tienen la peculiaridad de ser fácilmente entendibles por las computadoras y los sistemas electrónicos. Un sensor con un bit depth de 8 bits tiene capacidad de representar 255 niveles diferentes de luz (para los curiosos 2ˆ8 = 255 niveles), y es común que los sensores a color tengan 3 canales (rojo, azul y verde) de 8 bits cada uno. Así se dice que el sensor de es 24 bits, 8 para cada canal de color.

Las cámaras más modernas tienen sensores con un bit depth de 12 o hasta 14 bits, por lo que pueden registrar cambios de luz más finos, pues pueden representar hasta 16384 niveles diferentes de luz (2ˆ14)…

Muy bien, ya va, ahora con peras y manzanas. Una analogía para comprender esto es comparar dos reglas de 1 metro, una graduada en milímetros y otra en centímetros. Ambas reglas pueden medir máximo 1 metro de longitud, pero la que está graduada en milímetros (por lo que tiene 1000 niveles) puede medir cambios de longitud más finos, en comparación con la que está graduada en centímetros. Medir algo de 25 mm no será ningún problema para la regla graduada en milímetros, pero la regla graduada en centímetros tendrá que decir que el objeto mide 2 o 3 centímetros, introduciendo una inexactitud.

Gradiente 8 bits por canal

Gradiente 5 bits por canal

El primer gradiente está guardado con 8 bits por canal, que son suficientes para poder mostrar transiciones suaves. El segundo gradiente se guardó con 5 bits por canal, por lo que las transiciones son abruptas.

Bueno ¿y cómo me afecta todo esto?

La respuesta es de muchas formas. Un atardecer, un bosque con neblina un interior detallado; todos estos escenarios tienen muchos y sutiles cambios de iluminación que deben ser registrados por el sensor para poder reproducir en la fotografía lo que el ojo logra ver. Si la cámara graba la información en registros de 8 bits por canal muchos de los sutiles cambios se perderán, si se registra en 14 bits por canal el bit depth será mayor y habrá suficiente información para trabajar en el procesamiento de la fotografía, para traer a la vida hasta el más sutil de los detalles. Por otro lado, si la cámara graba datos en con un bit depth de 8 bits (formato JPG por ejemplo) se tendrán fotos de tamaño moderado, pero si la cámara graba usando 14 bits (formato RAW por ejemplo) se generarán archivos verdaderamente grandes. Este es el punto crítico.

La buena noticia es que la mayoría de las cámaras DSLR tienen la capacidad de grabar más de 8 bits por canal, la mala noticia es que no mucha gente usa esta función debido al tamaño de los archivos generados.

¿Y la diferencia se nota?

Si y si. ¿Has visto alguna vez esas fotografías en alguna página de internet en las que casi puedes contar los cambios de color? Esas fotos son ejemplos perfectos de fotografías recortadas en bit depth, que es el equivalente fotográfico de medir 25 milímetros con una regla graduada en centímetros. Mira las fotos de abajo y compara.

8 bits por canal

6 bits por canal

4 bits por canal

No es difícil notar como baja la calidad de las fotografías al reducir el bit depth. El efecto es muy evidente en la pared de ladrillos a la izquierda de la fotografía. También en el parabrisas frontal de los coches, en el cofre y en el asfalto.

JPEG, RAW y Bit Depth

No es la primera vez que se plantea la cuestión ni será la última. Así que te daremos algunos datos para que tu decidas qué modo te conviene más dadas las circunstancias.

Decía que el formato JPEG utiliza 3 canales de 8 bits cada uno, lo que significa que podrían crearse hasta 16,777,216  combinaciones diferentes de colores (256 x 256 x 256). Si consideramos que el ojo humano puede discernir algo entre 10 y 12 millones de colores una foto JPG de 24 bits es más que suficiente. Por otro lado está la ventaja de la portabilidad, una foto JPG puede ocupar hasta el 10% del espacio que ocuparía la misma foto si se almacenara en RAW. Eso ahorra muchos bytes de espacio y los bytes cuestan dinero, tanto al almacenarlos como al transmitirlos. Así que este es un punto a tomar en cuenta. Sin embargo, este ahorro de espacio tiene un costo que viene en la forma de poco espacio para “maniobrar”; pues la información disponible para trabajar en un JPG es mucho menor que la disponible en un RAW.

Del otro lado está RAW, la fuerza bruta del bit depth, con sus miles de niveles diferentes de luz que puede discernir por cada canal, la cantidad de información contenida en una foto es simplemente enorme. Photoshop toma una enorme ventaja de esto,  pues con su capacidad para procesar la información contenida en cada píxel todos los detalles pueden ser forzados al máximo para obtener resultados sorprendentes. Por otro lado, en un archivo RAW la imagen no es comprimida ni modificada de ninguna forma por la cámara, por lo que la tarea de hacer relucir cada foto recae en el fotógrafo y en sus técnicas de procesamiento digital.

Así la cuestión se reduce a sencillez de uso y portabilidad contra  calidad de imagen y tamaño de archivo. Si eres un fotógrafo de bodas o de eventos sociales, o hasta de moda, tal vez no sea necesario invertir tanto espacio en almacenar archivos RAW. Por otro lado, si eres aficionado a la astrofotografía, donde cada pequeño rayo de luz cuenta, lo más seguro es que no desees sacrificar el poder de contar con 14 bits de bit depth por unos cuantos gigabytes de espacio en tu disco duro.

¿Qué piensas? Espero que la situación esté más clara ahora, y queda preguntar. ¿Usas más frecuentemente RAW o JPG? ¿Cuál es tu experiencia?