20 términos de fotografía que todo fotógrafo debe saber – Parte 2

Pues esta es la segunda parte de este breve diccionario fotográfico de 20 términos que todo fotógrafo debe saber. Aquí puedes encontrar la primera parte y a continuación los siguientes 10 términos.

Sé que van a faltar muchos otros pero considero que estos son las más “Googleados”, así que aquí vamos.

***

ISO

El ISO, o sensibilidad ISO, es un concepto que proviene de la fotografía convencional con película y se refiere a la facilidad que tiene un sensor fotográfico para captar la luz. Este parámetro se puede ajustar en cualquier DSLR, y mientras mayor sea este más sensible será la el sensor a la luz, pero también al ruido. Para aumentar la exposición de una fotografía podemos aumentar la abertura, aumentar el tiempo de exposición o aumentar el ISO. El precio que hay que pagar por tener una mayor sensibilidad a la luz es la presencia de ruido en la fotografía.

Longitud Focal

La distancia focal de una lente es la distancia entre el centro óptico de la lente y el punto focal, que es donde se concentran los rayos de luz. En un objetivo fotográfico la distancia focal es la distancia entre el diafragma de este y el sensor de la cámara. Una longitud focal larga tiene mayor poder de acercamiento y una campo de visión reducido, mientras que una longitud focal corta tiene poco poder de acercamiento pero un amplio campo de visión. En las fotos de abajo se utilizaron diferentes distancias focales, y para mantener la misma perspectiva de la flor el fotógrafo se alejó de ella, comenzando a unos cuantos centímetros y terminando a varios metros de distancia. El poder de acercamiento de los objetivos se puede notar al observar el fondo.

La longitud focal y su efecto

Luz

En realidad la luz es una radiación electromagnética, solo una parte del amplio espectro que va desde las ondas de radio hasta los rayos X. La longitud de onda de la luz va de los 400-700 nanómetros, abarcando desde los colores rojos hasta el violeta. Otro término asociado a la fotografía y a la luz es la temperatura del color, que asocia una temperatura (medida en grados Kelvin o K) a ciertas tonalidades de la luz. Una temperatura de color baja está asociada a los colores rojos, mientras que temperaturas altas están asociadas a la luz blanca o azul. La luz de una vela tiene una temperatura de 1750 K, la luz de día tiene una temperatura de 5,500K y la luz de un relámpago corresponde a 30,000K.

Temperatura del color: desde el rojo hasta el azul

Objetivo

También conocido como lente fotográfico. Son estructuras hechas de plástico o metal y vidrio, que realizan el trabajo de captar los rayos de luz y concentrarlos en el sensor de una cámara fotográfica. Los objetivos pueden ser primarios o variables. Los objetivos primarios tienen una longitud focal fija. Si la longitud focal es corta (menor a 28mm) se conocen como gran angular, si la longitud focal es larga (mayor a 70mm) se conocen como telefotos.

PPP

PPP es la abreviatura de Puntos Por Pulgada. También se conoce por sus siglas en inglés, PPI (Pixels per Inch) o DPI (Dots per Inch), y es una unidad de medida de resolución de fotos o dispositivos digitales como, por ejemplo, impresoras y cámaras digitales. Cuanto más elevado sea este número, mayor será la resolución. Por ejemplo, las impresoras láser suelen tener una resolución de un mínimo de 300 puntos por pulgada.

Profundidad de bit

También conocido como Bit Depth. Este término se refiere a la cantidad de bits disponibles para guardar la información percibida por cada píxel del sensor. Una cámara con una profundidad de bit de 16 bits podrá captar cambios más finos en la luz que una cámara con 10 bits. Puedes pensar en la analogía de intentar medir con una regla graduada únicamente en milímetros y otra graduada en centímetros. Si mides con la primera el grosor de un libro podrías determinar que mide 24mm, pero si lo mides con la segunda va a medir o 2cm o 3cm. Si volvemos a la fotografía, un sensor con un bit depth de 1 bit únicamente podrá decir que algo es blanco o negro, sin tonos grises intermedios; por lo que podrías deducir que a mayor bit depth más finos son los tonos grises intermedios.

Esta foto tiene una profundidad de bit de 4 bits, por lo que la calidad es mala y los cambios en los colores son abruptos.

Profundidad de campo

Este término puede resultar algo confuso, pero aquí está bien explicado. La profundidad de campo se refiere a la sección de la fotografía localizada entre el primer plano y el fondo que se encuentra bien enfocada. Una profundidad de campo reducida se puede lograr con una abertura grande, mientras que una profundidad de campo amplia se logra usando aberturas pequeñas. Por este motivo es recomendable usar esta última configuración al fotografiar paisajes, pues queremos que todo, desde el primer plano hasta el fondo aparezca enfocado. Si quieres usar profundidades de campo reducidas aquí hay algunas ideas.

Rapidez

Este término está asociado a la sensibilidad y a la abertura máxima de un lente. Un ISO de 1600 puede considerarse rápido, mientras que un lente con una abertura máxima de f/1.4 por ejemplo puede considerarse como un lente rápido.

Teleobjetivo o Telefoto

Es un objetivo de focal larga construído de forma que su longitud física sea inferior a su longitud focal.

 Zoom

Es un objetivo con longitud focal variable.

***

Y con la z terminamos la segunda parte de este diccionario fotográfico. Si crees que faltó un término que definitivamente debería estar aquí solo deja un comentario y lo agregamos… ¡aunque ya no sean 20 nada más!

Recordando el Fallo de Reciprocidad

Pues este será el primero de una serie de publicaciones recordando algunas de las curiosidades de la fotografía que por algún motivo, principalmente el imparable avance de la tecnología, ya no son recordadas y mucho menos importantes. Y la primera de estas curiosidades es… el fallo de reciprocidad. Primero qué nada vamos con la reciprocidad. Para los que les gustan las cosas complicadas (o formales) la Ley de Reciprocidad o Ley de Bunsen-Roscoe indica que la exposición de una película es proporcional a la cantidad de luz incidente, y la luz incidente es el producto de la intensidad de la luz multiplicada por el tiempo. ¿Y en términos fotográficos? Muy sencillo: la intensidad está relacionada con la abertura y el tiempo con el obturador. Así que pongámoslo con un ejemplo.

Supongamos que la cámara te da una exposición de 1/125 por segundo con una apertura de f8, dicho de forma corta “1/125 a f8”, pero como se trata de un evento deportivo requieres de una velocidad mayor para congelar la imagen, así que decides usar 1/250, lo que implica que tienes que ajustar el diafragma a f5.6. Si decidieras disparar a 1/500 la reciprocidad te indica que tu diafragma debe ser f4. Recuerda que para compensar la exposición si reduces el tiempo de exposición debes aumentar el tamaño del diafragma. Entonces:

  1/125 a f8 = 1/250 a f5.6 = 1/500 a f4

Lo que quiere decir que estas configuraciones son recíprocas, y que te proporcionan la misma exposición. Si duplicas la velocidad del obturador debes duplicar también la intensidad de la luz abriendo el diafragma. ¿Fácil no? Pero ahora viene el problema, bueno, al menos lo era cuando las cámaras utilizaban películas y no sensores, y el problema se llamaba fallo de reciprocidad.

Las películas y el fallo de reciprocidad

Hace algunos años las cámaras usaban películas que reaccionaban químicamente al ser expuestas a la luz para capturar una imagen. El cambio químico era mas grande conforme aumentaba la cantidad de luz a la que era expuesta. Así una foto podía pasar de estar completamente oscura, o subexpuesta, a estar completamente iluminada, o sobreexpuesta; en función del tiempo de exposición… hasta cierto punto, debido al fallo de reciprocidad. El fallo de reciprocidad no era evidente al usar tiempos de exposición cortos, si el tiempo de obturación era de 2 o 5 segundos el problema era imperceptible; sin embargo si los tiempos de exposición eran del orden de minutos, el fotógrafo debía considerar el efecto del fallo de reciprocidad. Tal vez te preguntes porqué diablos ibas a usar una fotografía de 5 minutos de duración. Bueno… tal vez estés usando un filtro de densidad neutra para lograr ese efecto de seda en un río, o tal vez quieras capturar el cielo nocturno o algunos trazos de estrellas. En estas dos últimas situaciones el usar tiempos de obturación de 5 minutos, y hasta de 30 minutos, es algo común; y el fallo de reciprocidad no dejará de hacer de las suyas en esta situaciones. Para comprender su efecto imagina que tienes las siguientes exposiciones:

1 min a f4, 2 min a f4 y 4 min a f4

La abertura se mantuvo constante pero duplicamos el tiempo de obturación cada vez, por lo que esperaríamos que la exposición se duplicara también… lo cual no sucedía si usabas una película; debido a que la sensibilidad de la película, o su habilidad para captar la luz, disminuía conforme aumentaba el tiempo que estaba expuesta. Por este motivo, pasar de 2 minutos a 4 minutos no duplicaba la exposición. Si querías verdaderamente duplicar el tiempo de exposición debías compensar el fallo de reciprocidad con la ayuda de tablas como esta, que en una columna te proporcionaban el tiempo de obturación medido y en la otra el tiempo de obturación compensado. Mira el siguiente ejemplo.

Sin fallo de reciprocidad: 1 min a f4, 2 min a f4 y 4 min a f4

Con fallo de reciprocidad compensado: 3 min a f4, 7 min a f4 y 16 min a f4

¿Lo ves? Al utilizar 1 min a f4 con una cámara sin fallo de reciprocidad obtendríamos la misma exposición que con 3 min a f4 con una cámara con fallo de reciprocidad compensado. ¡Son dos minutos de diferencia!

El fallo de reciprocidad gráficamente

La gráfica anterior ilustra el fallo de reciprocidad. Parece complicada, pero lo importante es la sección recta que aparece a la mitad. Es a lo largo de esta línea recta que no es requerido hacer ajuste alguno para compensar el fallo de reciprocidad, a partir de donde la línea deja de ser recta, la compensación se vuelve indispensable. Si quieres mirar los detalles y la explicación puedes leer esto.

Buenas y malas noticias

Afortunadamente ahora contamos con cámaras con sensores electrónicos y podemos estar seguros de que si duplicamos el tiempo de obturación y mantenemos constante la abertura, vamos a duplicar efectivamente la exposición de nuestra foto, sin importar si es una foto de segundos o minutos, y ésta es la buena noticia.

La mala noticia es que los sensores digitales introducen otro problema llamado ruido electrónico, que aumenta con el tiempo de obturación, sobre todo al usar valores ISO altos. Sin embargo, otra buena noticia es que los sensores más modernos son muy buenos para reducir el ruido electrónico en la mayoría de las situaciones, y si esto no fuera suficiente, existen técnicas de procesamiento digital para eliminarlo casi completamente.

Es bueno ser fotógrafo en estos días, ¿no crees? ¿Alguna vez tuviste que compensar el fallo de reciprocidad?

Foto de Portada: “Mono Lake Star Trails” por Photofanman

Aprende a leer las especificaciones de un objetivo fotográfico

Si miras tu objetivo fotográfico con calma notarás una serie de letras y números que especifican sus capacidades. Todos seguramente nos hemos preguntado qué significan… y esta publicación intentará explicarlos detalladamente.

Como leer las especificaciones de tu objetivo fotográfico.

Pues entonces, sin mas preámbulo, estos números se refieren en general a la abertura y a la distancia focal máxima que puede lograr un lente. Si quieres saber algo más sobre la abertura puedes leer esta publicación. Para el caso de este objetivo fotográfico de Nikon, estos son los datos que podemos ver.

  • Nikon DX:
    la marca (obviamente!) y formato del lente. Para el caso de Nikon, DX significa que el lente tiene un formato APS-C (Advanced Photo System type-C). Esto quiere decir que el lente produce una imagen que llena completamente el sensor de un cuerpo de este mismo formato. Los sensores con formato APS-C tienen tamaños que varían entre 20.7×13.8 mm to 28.7×19.1 mm, que son considerablemente menores que un sensor full frame, que mide 36×24 mm, y es equivalente a las películas de 35 mm. El formato del sensor, y del lente, impacta directamente en el crop factor. Las DSLR de gama media tienen sensores con este formato.
  • AF-S Nikkor: este dato está relacionado con el autoenfoque. AF son las iniciales de Auto Focus, y la S se refiere a una tecnología del lente capaz de realizar un autoenfoque rápido y silencioso.
  • 18-55mm: esto es simplemente el rango de longitudes focales en las que puede operar el objetivo fotográfico. A 18mm el lente funciona como un gran angular, a 55mm funciona como un lente “normal”. Este lente es un zoom, por lo que su longitud focal es variable. Los objetivos fijos no indicarán un rango, sino un número fijo; por ejemplo 28mm en lugar de 18-55mm.
  • 1:3.5-5.6: estos números quieren decir que la máxima abertura del lente varía de f/3.5 a f/5.6, dependiendo de la distancia focal. A la máxima distancia focal, en este caso 55mm, la abertura máxima será de f/5.6.
  • VR: es una abreviatura de Vibration Reduction. Esta es una tecnología que reduce los efectos de la vibración al momento de apretar el obturador.

En un lente u objetivo fotográfico de otras marcas se describen sus características de formas similares, o usando diferentes nombres, pero al final la información que proporcionada es la misma. Así que de ahora en adelante ya sabes como leer las especificaciones escritas en tus lentes. ¿Faltó mencionar algo?

 

Como balancear el ISO y la Abertura

El ISO y la abertura son dos parámetros básicos que cualquier fotógrafo debe controlar, pero para hacerlo debe comprender exactamente cuál es el efecto de modificarlos al realizar ajustes al tomar una fotografía. Todos saben que la fotografía tiene que ver con la luz, hay que comprender como funciona para sacar buenas fotografías. Lo mejor es tener la capacidad de controlar la luz, como en un estudio fotográfico, sin embargo esto no suele ser lo más práctico en la mayoría de las situaciones, como en fotografía de paisajes o en la fotografía urbana; pues somos nosotros quienes nos debemos adaptar a la luz, que puede tener los cambios más radicales que te puedes imaginar.

Just a Stones Throw from the Solent por Gillian Moy. EXIF: 1/480s, f/5, ISO 64. En esta foto el ISO bajo produce una gran nitidez, mientras que la abertura pequeña permite tener enfocada cada piedra desde el primer plano hasta el fondo.

ISO, abertura y velocidad de obturación

Ahora, hay tres parámetros que controlan la cantidad de luz que se puede grabar en una fotografía: tiempo de exposición, abertura e ISO. Por ahora vamos a concentranos en los dos últimos, asumiendo que la fotografía que estamos componiendo requiere de un tiempo de exposición fijo.

¿Por qué asumir un tiempo de exposición fijo? Pues por varias razones: imagina que quieres capturar una toma de acción, y quieres congelar el momento principal, solo puedes lograrlo con una velocidad de exposición alta, digamos 1/1000s; puedes hacer la toma mas rápida (lo que te causaría aún más problemas con la exposición adecuada porque una exposición de 1/2000s, por ejemplo, captura menos luz) pero no puedes hacer la toma más lenta, pues en lugar de congelar el momento vas a tener una foto borrosa debido a la rapidez de la acción. Así que debes dejar fija la velocidad de obturación y ajustar la exposición con los dos controles restantes: abertura e ISO.

ISO alto o ISO bajo

Gran pregunta… pero no hay una única y buena respuesta. A muchos fotógrafos les gusta tener imagenes nítidas y perfectamente claras, algo que solo se puede obtener con un ISO bajo, mientras que a otros les gusta el efecto “granular” en las fotografías, que emula de cierta forma la fotografía de película, lo que se logra con un ISO alto.

Ahora, tal vez valga la pena recordar que es el ISO. El ISO es un control de la cámara que aumenta o disminuye la sensibilidad del sensor, un ISO 100 tiene un cuarto de la sensibilidad que un ISO 400, lo que quiere decir que una fotografía expuesta a ISO 100 con f/4 y 1/60s tiene la misma exposición que una foto expuesta a ISO 400 con f/8 y 1/60s.

Sin embargo, aumentar el ISO tiene un precio, que se llama ruido, pues al aumentar la sensibilidad de la cámara aumenta la cantidad de luz “buena” que la cámara capta, pero también aumenta la luz “mala” o ruido. Para números ISO grandes, el ruido, que aparece en forma de líneas o puntos, suele ser un verdadero problema.

Speeeeed. por Alex Penfold- EXIF: 1/30s, f/4, ISO 500. Para capturar la sensación de movimiento es necesaria una exposición relativamente lenta, por lo que hay que ajustar el ISO y la abertura para obtener una exposición adecuada.

Número f grande o chico

La abertura, controlada por el número f, es el otro control que nos permite ajustar la cantidad de luz que entra a la cámara. A mayor número f, menos luz. Al pasar de f/4 a f/5.6 se reduce la cantidad de luz que pasa a través del diafragma exactamente a la mitad. El otro efecto que tiene el modificar el número f es la profundidad de campo, números f pequeños proporcionan profundidades de campo muy reducidas, que son útiles para aislar el elemento principal de la fotografía y difuminar el fondo, como en retratos por ejemplo. Por otro lado, los números f grandes, aumentan la profundidad de campo, haciendo que todos los elementos de una fotografía, desde el primer plano hasta el fondo, aparezcan nítidos, lo que es útil en fotografías de paisajes naturales o urbanos.

 

Poniendo todo junto

De todo lo anterior puedes darte cuenta que aumentar el ISO te da un margen para poder realizar ajustes en la abertura. Por otro lado, si ajustas la abertura, debes compensar los cambios modificando el ISO, para obtener el mismo valor de exposición. Así que lo primero que debes hacer es determinar cuál de estos dos valores tiene prioridad, para después ajustar la exposición correcta con el otro parámetro.

Por ejemplo, al estar fotografiando una calle por la noche, debes ajustar la abertura para que todos los elementos de la calle aparezcan enfocados, lo que requerirá de un número f grande, por lo que no tendrás más remedio que ajustar finalmente la exposición con el ISO.

Otro ejemplo, si estás fotografiando con un telefoto un concierto con condiciones limitadas de luz tal vez debas usar un ISO alto y una número f pequeño, lo que te obligará a realizar el enfoque con cuidado para mantener el elemento principal de la fotografía dentro de la escasa profundidad de campo que tendrás como resultado.

En general, si aumentas el ISO aumenta la cantidad de ruido que capta la cámara y obtienes una foto con un acabado granuloso, entonces, para compensar la exposición debes aumentar el número f (disminuir la abertura), con lo que tendrás una profundidad de campo más amplia. Si disminuyes el ISO obtendrás una imagen mas nítida, pero deberás aumentar la abertura (número f pequeño) para compensar la exposición, lo que te proporcionará una profundidad de campo reducida. No parece tan complicado ¿verdad?

Este es un simulador que te permite comprender cómo se relacionan estos dos importantes parámetros fotográficos que puede resultarte bastante útil.

Ahora ya tienes una mejor idea de cuando dar prioridad al ISO y cuando a la abertura. ¿Qué piensas?

 

Bit Depth ¿qué significa eso? Entérate aquí

Con las cámaras digitales ha llegado una nueva terminología, y le hagas como le hagas no hay forma alguna de evitar la necesidad de comprenderla.

El bit depth es parte de esta nueva jerga fotográfica y esta publicación es un intento por explicarlo sencillamente, pero sobre todo, un intento por explicar cuál es su impacto a la hora de apretar el obturador y procesar tus fotografías.

La información lo es todo

La fotografía digital utiliza unidades mínimas para medir la cantidad de luz que llega al sensor llamadas bits. Los bits son información y son números, pero estos números tienen la peculiaridad de ser fácilmente entendibles por las computadoras y los sistemas electrónicos. Un sensor con un bit depth de 8 bits tiene capacidad de representar 255 niveles diferentes de luz (para los curiosos 2ˆ8 = 255 niveles), y es común que los sensores a color tengan 3 canales (rojo, azul y verde) de 8 bits cada uno. Así se dice que el sensor de es 24 bits, 8 para cada canal de color.

Las cámaras más modernas tienen sensores con un bit depth de 12 o hasta 14 bits, por lo que pueden registrar cambios de luz más finos, pues pueden representar hasta 16384 niveles diferentes de luz (2ˆ14)…

Muy bien, ya va, ahora con peras y manzanas. Una analogía para comprender esto es comparar dos reglas de 1 metro, una graduada en milímetros y otra en centímetros. Ambas reglas pueden medir máximo 1 metro de longitud, pero la que está graduada en milímetros (por lo que tiene 1000 niveles) puede medir cambios de longitud más finos, en comparación con la que está graduada en centímetros. Medir algo de 25 mm no será ningún problema para la regla graduada en milímetros, pero la regla graduada en centímetros tendrá que decir que el objeto mide 2 o 3 centímetros, introduciendo una inexactitud.

Gradiente 8 bits por canal

Gradiente 5 bits por canal

El primer gradiente está guardado con 8 bits por canal, que son suficientes para poder mostrar transiciones suaves. El segundo gradiente se guardó con 5 bits por canal, por lo que las transiciones son abruptas.

Bueno ¿y cómo me afecta todo esto?

La respuesta es de muchas formas. Un atardecer, un bosque con neblina un interior detallado; todos estos escenarios tienen muchos y sutiles cambios de iluminación que deben ser registrados por el sensor para poder reproducir en la fotografía lo que el ojo logra ver. Si la cámara graba la información en registros de 8 bits por canal muchos de los sutiles cambios se perderán, si se registra en 14 bits por canal el bit depth será mayor y habrá suficiente información para trabajar en el procesamiento de la fotografía, para traer a la vida hasta el más sutil de los detalles. Por otro lado, si la cámara graba datos en con un bit depth de 8 bits (formato JPG por ejemplo) se tendrán fotos de tamaño moderado, pero si la cámara graba usando 14 bits (formato RAW por ejemplo) se generarán archivos verdaderamente grandes. Este es el punto crítico.

La buena noticia es que la mayoría de las cámaras DSLR tienen la capacidad de grabar más de 8 bits por canal, la mala noticia es que no mucha gente usa esta función debido al tamaño de los archivos generados.

¿Y la diferencia se nota?

Si y si. ¿Has visto alguna vez esas fotografías en alguna página de internet en las que casi puedes contar los cambios de color? Esas fotos son ejemplos perfectos de fotografías recortadas en bit depth, que es el equivalente fotográfico de medir 25 milímetros con una regla graduada en centímetros. Mira las fotos de abajo y compara.

8 bits por canal

6 bits por canal

4 bits por canal

No es difícil notar como baja la calidad de las fotografías al reducir el bit depth. El efecto es muy evidente en la pared de ladrillos a la izquierda de la fotografía. También en el parabrisas frontal de los coches, en el cofre y en el asfalto.

JPEG, RAW y Bit Depth

No es la primera vez que se plantea la cuestión ni será la última. Así que te daremos algunos datos para que tu decidas qué modo te conviene más dadas las circunstancias.

Decía que el formato JPEG utiliza 3 canales de 8 bits cada uno, lo que significa que podrían crearse hasta 16,777,216  combinaciones diferentes de colores (256 x 256 x 256). Si consideramos que el ojo humano puede discernir algo entre 10 y 12 millones de colores una foto JPG de 24 bits es más que suficiente. Por otro lado está la ventaja de la portabilidad, una foto JPG puede ocupar hasta el 10% del espacio que ocuparía la misma foto si se almacenara en RAW. Eso ahorra muchos bytes de espacio y los bytes cuestan dinero, tanto al almacenarlos como al transmitirlos. Así que este es un punto a tomar en cuenta. Sin embargo, este ahorro de espacio tiene un costo que viene en la forma de poco espacio para “maniobrar”; pues la información disponible para trabajar en un JPG es mucho menor que la disponible en un RAW.

Del otro lado está RAW, la fuerza bruta del bit depth, con sus miles de niveles diferentes de luz que puede discernir por cada canal, la cantidad de información contenida en una foto es simplemente enorme. Photoshop toma una enorme ventaja de esto,  pues con su capacidad para procesar la información contenida en cada píxel todos los detalles pueden ser forzados al máximo para obtener resultados sorprendentes. Por otro lado, en un archivo RAW la imagen no es comprimida ni modificada de ninguna forma por la cámara, por lo que la tarea de hacer relucir cada foto recae en el fotógrafo y en sus técnicas de procesamiento digital.

Así la cuestión se reduce a sencillez de uso y portabilidad contra  calidad de imagen y tamaño de archivo. Si eres un fotógrafo de bodas o de eventos sociales, o hasta de moda, tal vez no sea necesario invertir tanto espacio en almacenar archivos RAW. Por otro lado, si eres aficionado a la astrofotografía, donde cada pequeño rayo de luz cuenta, lo más seguro es que no desees sacrificar el poder de contar con 14 bits de bit depth por unos cuantos gigabytes de espacio en tu disco duro.

¿Qué piensas? Espero que la situación esté más clara ahora, y queda preguntar. ¿Usas más frecuentemente RAW o JPG? ¿Cuál es tu experiencia?