Macrofotografía: el maravilloso mundo de lo pequeño (Parte 1)

El mundo de lo pequeño siempre nos ha sorprendido ya que nos ofrece cosas que a simple vista no se ven, o que por ser muy pequeñas, pasan desapercibidas. Sorprendentes imágenes, detalles y formas de toda naturaleza que nos dejan boquiabiertos son pequeñas, y podemos capturarlas usando macrofotografía.
La macrofotografía es una de las técnicas fotográficas que nos permite mostrar toda la belleza que encierra este pequeño mundo.
Actualmente ésta disciplina está al alcance de todos, podemos hacer buena macrofotografía hasta con cámaras compactas ycon las réflex más básicas; además, gastando muy poco.
Bueno, esto se pinta tan bonito pero ¿por dónde empiezo y cómo? No desesperes, ¡ahora empezamos!

Un detalle pequeño.

La óptica

Si lo tuyo es fotografiar objetos inertes como, llaveros, monedas, etc. Entonces con un lente macro de 50 mm y unos tubos de extensión sería suficiente, pero si amplías tu campo para fotografiar naturaleza como flores y bichos, que de solo verte con cámara en mano, se hacen humo, entonces tus necesidades de equipo cambiarán radicalmente.
Por supuesto que lo ideal para macrofotografía es un lente macro, pero sí no tienes uno, aquí te doy como alternativa algunos accesorios para que los uses con la óptica normal de tu réflex, y con muy buenos resultados.

  • Tubos de extensión: se trata de tubos huecos de distinta longitud que se colocan entre el lente y la cámara, permitiendo enfocar más cerca. Su desventaja es que se pierde la capacidad de enfocar al infinito.
  • Los fuelles: similares a los tubos de extensión, son regulables y llevan incorporado un raíl por donde se desplazan permitiendo el enfoque. Su uso en exteriores es muy incómodo.
  • Lentes dióptricas: son lentes que se enroscan en la parte frontal del lente y se comportan como si fueran una lupa. Se venden grabadas con números ascendentes a partir de +2, a mayor número mayor aumento.
  • Anillo inversor de lentes: se trata de un anillo que, por un lado tiene montura tipo bayoneta y por el otro una rosca. Para ensamblarlo se conecta el anillo directamente al cuerpo de la cámara, y usando la rosca, se conecta el lente al anillo. El lente a usar deberá llevar incorporado el anillo de diafragmas para poder accionarlo manualmente, ya que los automatismos se pierden. Este sistema nos da ratios de ampliación altos, por ejemplo un 28 mm. Nos puede dan un ratio de 3:1.
  • Multiplicador de focal: es un objetivo negativo de elevada corrección óptica. Se puede usar con objetivos macros compatibles y obtener un ratio de 2:1. Su uso es de mucho cuidado y esmero en la estabilidad y enfoque.
  • Anillos para unir lentes: son anillos con conexión rosca/rosca que nos permiten acoplar dos lentes. Por ejemplo, podemos unir un lente de 200mm de focal fija, que va en la cámara, y otro de 50mm a su parte frontal. Este arreglo se comporta como si fuese un lente de aproximación de alta calidad y elevada corrección óptica. Esta combinación nos daría un ratio de ampliación de 4:1, el cálculo se hace de la siguiente manera:

Ratio de Ampliación = Longitud Focal Mayor / Longitud Focal Menor

 Equipo de trabajo para macrofotografía

Aparte de los accesorios para la óptica ya tratados, existen otros de mayor o menor importancia pero de mucha utilidad para una buena captura macro.

Tan solo un instante.

  • El trípode: es el elemento más importante, mientras más sólido mejor. Te ayudará a evitar las vibraciones y como consiguiente las imágenes borrosas o desenfocadas. Si no lo tienes, al comprarlo fíjate que se pueda abrir y quedar al ras del suelo, ya que muchas de las imágenes que tomaras se encuentran a ese nivel.
  • Visor en ángulo: este es otro accesorio muy útil, que cuando la cámara estará al ras del suelo te permitirá encuadrar y enfocar con comodidad. También se venden visores digitales que se conectan a la cámara con el mismo resultado y mayor comodidad. Algunas cámaras DSLR ya tienen un visor LCD con ángulo ajustable.
  • Plato micrométrico: se acopla al trípode y la cámara se acopla al plato. Este dispositivo te permitirá desplazarte a la derecha o a la izquierda, hacia adelante o hacia atrás, sin tener que mover el trípode.
  • Pinzas de sujeción y brazos articulados: muy útiles para sujetar ramas que mece el viento, o para sujetar un flash o un reflector.
  • Reflectores circulares: te ayudarán a redireccionar la luz. Los hay en blanco, plateado y dorado, liso o corrugado. El que selecciones deberá de ir de acuerdo con el efecto que deseas conseguir con tus fotos.

Bien, hasta ahora hemos visto los accesorios relacionados con la óptica y también algunos accesorios requeridos como equipo de trabajo, ahora vamos a lo más esperado: la captura. Pero eso será en la segunda parte de esta serie.

La macrofotografía en insectos.

¡Hola!

¿Tienes alguno de estos equipos? ¡Cuéntanos como lo usas! Y aquí puedes ver la segunda parte de este tutorial de macrofotografía.

Como mejorar tu técnica para fotografiar flores

Cuando empezamos a caminar por el mundo de la fotografía, pensamos que tomar fotos de flores es lo más fácil, y no nos equivocamos. Logramos captar imágenes muy nítidas, seguro bien iluminadas, pero al verlas hay algo que falta, algo que no “llena” el ojo. Aún les falta algo y no se ven como esas fotos que pensábamos tomar.
No te desanimes, todos pasamos por lo mismo, tómate unos minutos y lee éstos tips que de seguro te ayudarán a mejorar tu técnica. A ver, empecemos.

 Lo más importante: la luz

Las luces de las primeras y últimas horas del día son sin lugar a dudas las mejores, porque te proporcionarán una iluminación suave, y como consecuencia, sombras suaves, a diferencia de la luz fuerte y plana del medio día. Como valor agregado, temprano por la mañana encontrarás las flores con la humedad del rocío, que les dan ese encanto especial de frescura.El color es un importante elemento al fotografiar flores.
Si no puedes (o no quieres) levantarte muy temprano, especialmente en días de descanso,  o si por la tarde el tiempo de luz te queda corto  ¡no hay problema! Un par de difusores o cajas de luz donde podamos aislar al sujeto, unos reflectores medianos o un par de flashes te ayudarán a contrarrestar las sombras de la luz dura del medio día.

El fondo debe servir para centrar la atención en el sujeto.

Algo que no te debe faltar: el trípode

De hecho, en tu equipo no te puede faltar un buen y sólido trípode, que es para mí totalmente imprescindible, ya que te permitirá exposiciones más nítidas con exposiciones largas sin ningún temor al movimiento del pulso. Adicionalmentel te da libertad total para moverte y componer con facilidad.

Accesorios útiles

Bueno, si ya tienes un trípode, comprar un control remoto para la cámara será bastante útil. El control evita que tengamos que tocar la cámara al momento de activar el disparador, eliminando las vibraciones ocasionadas por hacerlo. Para tomar fotos de flores también te puede resultar útil contar con unas pinzas articuladas para sujetar el tallo de la flor a cualquier objeto más fuerte para evitar que se mueva. Puedes hacerte también de unos pequeños reflectores de 20 cm de diámetro para redireccionar la luz a donde la necesites, los puedes fabricar fácilmente con un par de cartulinas tamaño A4.

Bokeh, bokeh

¿Que valores ISO debo usar?

En la fotografía de flores siempre hay que buscar la nítidez, salvo que quieras lograr efectos especiales o se trate de un trabajo creativo propio. Un componente importante para conseguir fotos nítidas es saber que valor ISO emplear. Sin entrar en detalles técnicos o electrónicos te diré que uses el más bajo que tu cámara y la iluminación te permitan. Un ISO 100 o similar será una excelente elección. Usar ISOs muy altos solo llevará a evidenciar el molesto ruido en la imagen.

Usa un tripie para obtener fotos nítidas.

¿Qué objetivo uso?

Fotografiar flores es un tema que nos da la oportunidad de usar cualquier focal: macro, gran angular, tele zoom, focal fija,etc. Y con estos objetivos puedes elegir la composición que más te guste y que vaya de acuerdo al motivo.

Por ejemplo:
Con el macro, podrás captar la diminuta belleza del interior de una flor, los estigmas, las anteras, el polen adherido, o los detalles de los pétalos; podrás fotografiar todo un mundo que muchas veces pasa desapercibido.
Con una focal fija de 300 mm obtendrás ese bello fondo desenfocado (bokeh) que dará mucha personalidad a la imagen.
Con un gran angular podrás capturar a las flores aisladas en el primer plano, rescatándolas del fondo.

Usa un macro para captar hasta el más mínimo detalle de las flores.

No olvides la composición

Encontrar nuestro sujeto seguro nos tomará algo de tiempo, y tener la paciencia para observarlo otro tanto.  Debemos estudiar todos sus ángulos y posibilidades, ver donde crece y como crece, entender la luz que lo ilumina y entonces evaluar los puntos de vista más favorables para nuestra captura.
Con nuestro sujeto ya estudiado ahora solo queda determinar dónde y cómo se ubicará dentro del encuadre, lo cual da lugar al nivel del impacto visual que tendrá el motivo de tu fotografía. Algunas reglas útiles de fotografía que vale la pena recordar para fotografiar flores son:

La regla de los tercios: conocida por todos. Su nombre proviene de las dos líneas verticales y horizontales que dividen al visor en tercios. La intersección de estos dos pares de líneas genera cuatro puntos principales o de fuerza. Cualquier sujeto contenido dentro de ellos produce más impacto visual que en cualquier otra área del formato. Por supuesto que no podemos dejar de lado las líneas que nos ayudarán a determinar áreas de dominancia en la foto. Por ejemplo, si la línea del horizonte cae en la línea superior, la imagen quedará dominada por el paisaje, pero si cae sobre la línea inferior, el cielo sería el principal protagonista.

El contraste puede crear fotos espectaculares.

Dibujos y formas: la naturaleza nos ofrece en múltiples ocasiones dibujos y formas que tenemos que aprovechar. Aquí es donde entra en juego el sentido artístico del fotógrafo. Esto puede ser algo tan simple como componer la imagen con una o dos flores generando un balance o creando un dominio una sobre la otra. ¡Pon mucha atención a las formas para aprovecharlas!

Textura y color: la textura y sensación de tridimensionalidad lo da el ángulo con el que la luz incide sobre el sujeto. Busca la luz lateral que crea relieve, textura y que acentúa el color. Aquí es donde cobra real valor aquello de “ las primeras luces o últimas” del día.
Por el contrario, si la luz incide sobre el sujeto de forma axial sobre el sujeto, las sombras desaparecen, dando lugar a una iluminación plana y dura, desbaratando nuestra imagen.

Los pétalos de una flor.

Y por último: el fondo

Algo que muchas veces los que empezamos en fotografía descuidamos, y que es precisamente lo que da ese toque de belleza a nuestra imagen, es el fondo. Busca siempre un fondo desenfocado (bokeh) para crear una profunda sensación de atención sobre nuestro sujeto. Si el fondo es confuso o llamativo la imagen se verá mermada en atención y nuestra mirada vagará por la foto sin saber donde está lo más importante. Así que hay que prestar mucha atención a esto.

A veces los fondos no se ajustan a nuestros gustos o a una buena composición y nuevamente ¡no hay problema! Crea entonces tus propios fondos. Puedes echar mano de cartulinas de color que venden en tamaño A4, teniendo cuidado de no usar colores que puedan crear una sensación de irrealidad. Otra alternativa es componer tus propios fondos con aquellas fotos de paisajes que fallaste o que tomaste porque si. Para esto puedes imprimirlas algo desenfocadas en tamaño A4 y luego colocarlas detrás del sujeto a fotografiar.

Bien,…te he dado algunos tips para que arranques en la no muy difícil tarea de fotografiar flores. Ya sabes, si tienes algo que agregar ¡me gustará leer tus comentarios!

¡¡¡Suerte!!!

Cuida el enfoque siempre.