Abandonado

Esta es la primera publicación de “Historias”. Cualquier fotografía puede contar una historia referente a quienes aparecen en ella, al lugar, al momento, o a cualquier atisbo de luz encuadrada en ella. La idea de “Historias” es compartir el sentir de la fotografía, completar con letras lo que la fotografía no puede decir por si sola;  hacer un marco de palabras que extiendan a la fotografía más allá de sus bordes.

La otra parte de la historia es el como se tomó la fotografía. La idea de dFF es aprender y compartir sobre todo lo relacionado con la fotografía.

Después de esta breve introducción esta es la historia de “Abandonado”.

La fotografía muestra las ruinas del antiguo Hotel El Riego. Se tomó en México, en el estado de Puebla, en una región llamada Tehuacán, famosa debido a sus aguas minerales que brotan tras recorrer un largo camino desde el Pico de Orizaba, que es el volcán más alto de México ubicado en el vecino estado de Veracruz.

La historia de las aguas minerales en Tehuacán se remonta a 1903, pero la historia del Hotel El Riego se remonta a 1800, cuando Francisco Mont compró el lugar por menos de 10,000 pesos para convertirlo en una próspera hacienda.

Según el libro “El Riego, un lugar para recordar”, escrito por Enrique Mont Marquet, la transformación de la hacienda en hotel inició a finales del siglo XIX, y dió como resultado un moderno hotel para aquella época con 80 cuartos amplios y ventilados, con pasillos tapizados de adoquín y adornados con cuartos renacentistas. Según el relato, sus restaurantes ofrecían comida española y francesa y en sus jardines se paseaban jabalíes, codornices y zorros; sus visitantes lograban respirar la tranquilidad que emanaba del lugar. El hotel estaba a la misma altura que la de aquellos hoteles y balnearios de Europa.

Este apogeo duró poco, pues la revolución mexicana obligó a los dueños a emigrar fuera del país. La lucha armada fue cruda en todo el país y El Riego no escapó a ella. Después de la revolución, en el año de 1925, se reinició la reconstrucción del hotel, dejándolo un poco mas sobrio según cuentan, pero mantenía aún los aires de esplendor de su época anterior.

Vacías armaduras adornaban en esta nueva época sus pasillos de gruesos muros, y en el restaurante se seguían sirviendo suculentos platillos que atraían a la sociedad tehuacanera, según me han contado mis padres.

Hotel El Riego

Hacia 1960 el hotel inició una etapa de múltiples ventas y adquisiciones que marcaron el inicio de su fin, pero no fue hasta la década de 1980 cuando por situaciones que desconozco el centenario lugar cerró sus puertas. Desde este momento los pisos comenzaron a decolorarse y las gruesas paredes de adobe y los techos comenzaron a desmoronarse, encontrando en el suelo un lugar mas cómodo pero menos suntuoso. “Abandonado” muestra uno de los pasillos que se encuentran junto a lo que alguna vez fue la recepción del lugar, el techo de madera ha desaparecido y ha dado paso a la lluvia que refleja el cielo en los mosaicos descoloridos del piso. Aún se aprecian las entradas a lo que alguna vez fueron las habitaciones.

Actualmente El Riego se convirtió en “Parque El Riego”; un lugar donde quienes gustan de hacer ejercicio al aire libre vienen a disfrutar. Aún ahora se pueden encontrar grandes árboles, pájaros de colores y agradables vistas de la meseta y de las montañas que rodean al Valle de Tehuacán.

La foto se hizo justo a un costado de lo que era la entrada principal del hotel, en un día lluvioso sin usar tripie.

Cámara Nikon D5100
Exposición Composición HDR de 1(1/1600) + 1(1/800) + 1(1/400)
Aperture f/4.0
Lente 20 mm
Velocidad ISO 1000

Soy fotógrafo y escritor aficionado. Disfruto de pensar e intentar comprender cómo funciona el mundo. Me gusta viajar y por supuesto, sacar fotografías.

Leave a Reply