Soy fotógrafo… si yo también.

Hace unos días compartí una caricatura que me encontré en internet y que la verdad me causó bastante gracia, pero más bien me puso a pensar en la forma en que el abaratamiento de la tecnología le ha dado acceso a casi todo el mundo a un teléfono móvil con cámara. Así que esta publicación, más que un tutorial, una historia o algo de inspiración, que es el contenido que publicamos generalmente en el sitio, se trata de un punto de vista personal sobre el que me gustaría saber qué opinan.

Soy fotógrafo... sí, yo también!

Así que, hablaba sobre los teléfonos móviles, que en estos días los encontramos por todos lados, pero particularmente quiero comentar sobre los smartphones; esos pequeños aparatos que hacen mil maravillas y que además no tienen teclas: tus contactos, tu música, tu mundo… todo en menos de 150 gramos de transistores y silicio, y no he dicho nada nuevo. Otra característica, nada nueva tampoco, que tienen estos interesantes aparatos es el contar con una cámara fotográfica. Estas cámaras ya son bastante decentes, o hasta me atrevería a decir, poderosas. Recuerdo la primera cámara digital que tuve en mis manos; una potente Kodak (descanse en paz) EasyShare ¡de 2.1 MP! Esta cámara venía con una memoria SD de 32 MB… y no puedo evitar esbozar una sonrisa al releer lo que acabo de escribir, pues muchos teléfonos “corrientes” de hoy en día tienen una mayor resolución y una mayor capacidad de memoria que mi primera cámara digital.

Ni hablemos de los teléfonos top, un iPhone 4 tiene 4 MP, un Samsung Galaxy SII tiene 9 MP. Y si comparamos estos smartphones con las cámaras “apunta y dispara”, los primeros se defienden muy bien. La comparación de los smarphones con las DSLR es un poco más atrevida, aunque podría argumentar a favor de los primeros que su portabilidad, y en muchos casos la dependencia que generan, son factores que los colocan siempre en el momento justo para capturar el momento en una foto, pues es mas fácil cargar un teléfono que una DSLR. Por cierto, como dato curioso, el miedo que provoca que sus dueños no puedan vivir -o dormir- sin sus teléfonos ha sido catalogado como una fobia llamada nomofobia.

Otro factor que ha motivado la invasión de los smartphones sobre el reino de la fotografía es el internet, particularmente los medios sociales. Esta invasión manda al frente a aquellas fotos irrelevantes que se capturan en cualquier momento y que se comparten en Facebook, seguidas tal vez de las fotos que tienen un poco más de valor fotográfico que se comparten en Instagram o que se toman con aplicaciones más especializadas como Camera+. Con esto no quiero decir que uno u otro medio o aplicación sea mejor para compartir y tomar buenas fotografías, simplemente que algunos medios tienden a contener determinado tipo de fotografías mas comúnmente.

Con los smartphones y las redes sociales es increíblemente fácil tomar una foto y darla a conocer al mundo sin tener que sentarte frente a una computadora, sin importar si alguien experimentado podría llamarlas buenas fotografías o no.  La pregunta es ¿el contar con un aparato que saque fotos te vuelve un fotógrafo? O dicho de otra forma ¿Hace falta una DSLR para poder ser un fotógrafo? Y aquí vuelvo a hacer alusión a la caricatura… ¿sólo el fotógrafo con todas sus cámaras es un fotógrafo, o la abuelita puede ser fotógrafa también con su teléfono celular?

Según la RAE un fotógrafo es una persona que hace fotografías, o que tiene por oficio hacer fotografías. Esta definición en ningún momento menciona cómo las hace ni con qué, de donde podríamos fallar a favor de la abuelita fotógrafa. Pero haciendo a un lado las formalidades, y sin intentar pretender que la RAE no sabe lo que es un fotógrafo, yo creo que la fotografía es una forma de expresión, y que el fotógrafo es un artista. De la misma forma que cualquiera que tenga un lienzo y un pincel no es un pintor, o de la misma forma en que Julian Beever no deja de ser un talentoso artista por pintar en el suelo con tizas; alguien que tenga una cámara, DSLR o smartphone, no es un fotógrafo por el mero hecho de tener el equipo, hace falta algo más.

Creo que en cualquier caso lo que hace falta es algo de sentido artístico, o al menos la intención de tenerlo, hace falta el deseo de transmitir algo, de expresar palabras con imágenes, de capturar un momento o su esencia en una foto, de ser un artista de la fotografía. Así que, si tuviera que decidir, fallaría en contra de la abuelita como fotógrafa, al menos no la llamaría fotógrafa por el simple hecho de tener un teléfono con cámara; aunque no estaría seguro de fallar a favor del fotógrafo como fotógrafo nada más por tener una DSLR.

¿Qué piensas? ¿La abuelita es una fotógrafa? ¿Qué necesita alguien que tiene una cámara para que lo pudieras considerar un artista de la fotografía?

Soy fotógrafo aficionado. Me gusta leer, aprender, intentar como funciona el mundo y sacar fotografías.

11 comments

  1. Hola Jonathan soy fotógrafo aficionado y estoy de acuerdo con tu comentario,

    el fotógrafo tiene su oficio y vale mucho aunque también pienso que la cámara no hace al fotógrafo.

    saludos

    1. Hola Carlos, gracias por tu comentario! Creo que la idea en general es que quien tiene talento o le dedica tiempo a la fotografía, puede llamarse fotógrafo, independientemente del equipo que tenga, aunque siempre es mejor el talento de la mano con un buen equipo.

  2. Buen día, me encantó esa imagen y lo que expresa. Siempre he tenido que pensar en eso cuando veo a una multitud de personas queriendo fotografiar algún evento, un suceso repentino, etc… y me he hecho la misma pregunta todas las veces. Soy Ing. en computación y fotógrafo aficionado, y de este último, es como lo indico, solo por pasatiempo, porque me gusta y sin saber casi nada de técnicas, ni vocabularios (apenas estoy exprimiendo al máximo este sitio para conocer sobre todas las cosas referente a la fotografía), pero tanto así como para dedicar mi vida a esto pues no lo creo, ya que siento que no estoy preparado para afrontar las distintas responsabilidades que implica captar la esencia de las cosas, de los momentos, de los personajes, etc. Yo pienso que la diferencia que da el ser FOTÓGRAFO (con mayúsculas) a tomar solamente fotos radica en las personas que admiran el resultado de tu fotografía, mientras a más personas les gusta tu trabajo, puedes darte por satisfecho que eres un buen FOTÓGRAFO. Y me he encontrado también “fotógrafos” que cargan sus DSLR o supercámaras y que a la hora de la hora, te dan un “trabajo final” algo lamentable (y te cobran por eso!). Mi simple y humilde opinión. Saludos!

    1. Hola ingeniero, pues creo que estamos de acuerdo en que la cámara no hace al fotógrafo! Y si consideras a la fotografía como un trabajo artístico, siempre habrá personas a las que les gustará. Saludos y esperamos verte seguido por acá. Siéntete libre de dejar un comentario o enviarnos cualquier idea que te venga a la mente. Feliz fin de semana!

  3. Muy buen post, la abuelita bajo ninguna manera es fotógrafa, ya que es abuelita y sus intereses son esos… una abuelita y su ojo estará en lo tierno de una cara en la importancia de la familia y sus gracias. El fotógrafo es eso y un universo más, tiene la capacidad de observar y colocarse a distintas situaciones. Logra una sensibilidad en donde la abuelita es es solo eso abuelita y el fotógrafo logra una gama innumerable de posturas sin serlo pero sintiendo su conexión entre su ojo su corazón y mente. @alejowine – avistar.cl – http://www.flickr.com/photos/alejowine/

  4. La camara no hace al fotografo.La fotografia es un arte que toma tiempo de aprendizaje y dedicacion. Desgraciadamente la gente se cree fotografa con tener una en el celular o comprar una orofesional.

  5. Completamente de acuerdo! He visto algunos fotógrafos que toman unas fotos espectaculares simplemente con un telefono. Eso requiere talento… pues con lo único que puedes manejar en un telefono es la composición.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.